El verdadero rostro de las “damas de blanco”… 50 mil a la mercenaria, ¿quién da más?

No podía ser de otra manera. Cuando a los mercenarios se les toca su dinero, saltan y se rebelan y denuncian a sus cómplices. Uno, porque no hay moralidad ni convicción cuando el dinero se interpone, el único objetivo es la ganancia.  Cuando otros se benefician más, ahí se acaba la “amistad” y comienzan las divisiones. Eso es lo que pasa con las autodenominadas “damas” de blanco, pequeñísima fracción contrarrevolucionaria que pretende “luchar” por los derechos humanos en Cuba, pero que en realidad están día a día “luchando” los verdes dólares del imperio norteamericano.

Imagínense, por cada marcha de ¿protesta? recibían 30 CUC (equivalentes a alrededor de 30 USD). La nueva directora de esa orquesta mal afinada, Berta Soler,  ha decidido, de forma unilateral, repartir solo 15 CUC a cada participante, lo cual genera susceptibilidades entre las apátridas, ya que está claro que el objetivo no es ahorrar para la causa, sino engrosar los bolsillos de la “viva” Berta.

Ya ni siquiera ocultan que sus actividades son financiadas por los Estados Unidos de América y en medio de la división que entre ellas causa la repartija del botín, ofrecen hasta cifras. Malos aliados del imperio que ni siquiera pueden callarse la boca y discutir sus problemas internamente. Esa es la clase de personas que recluta el imperialismo en su afán de hacer ver que en Cuba existe oposición: gente sin escrúpulos, Judas que por 30 monedas (30 CUC o 15) venden hasta a sus madres.

Esta denuncia es nueva, pero la corrupción dentro de este grupo mercenario no lo es.  Ya Wikileaks había difundido anteriormente en internet documentos que daban a conocer las formas, medios y cantidades en que son repartidos los dólares entre estas “damas” y otras organizaciones “opositoras” al gobierno revolucionario cubano.

Los “donantes” son nada más y nada menos que agencias gubernamentales norteamericanas, entre las que destacan USAID, la CIA y hasta el mismísimo Departamento del Tesoro, quienes se aprovechan de la bajeza humana que existe dondequiera para afirmar sus políticas, aunque esto no le de resultados, como en el caso de Cuba. Por cierto, un tal Fulton Armstrong, asesor del senado estadounidense, afirmó que los millones de dólares y los programas financiados con ellos para derrocar al gobierno cubano, habían fracasado.

Berta Soler no es ninguna luchadora por la “libertad”. Es una mercenaria mas, financiada por sus amos yanquis, a quien le ha parecido poco el pago que le dan por sus deleznables servicios. Si de cada “dama de blanco” se roba 15 dólares, irá acumulando una riqueza que le permitirá, cuando se canse de la farsa, irse a vivir cómodamente, como nueva rica, en cualquier lugar del imperio, mientras sus “compañeras” siguen “luchando” esos míseros 15 CUC, mintiendo al mundo y mintiéndose ellas mismas.

Por eso no son creíbles las “damas de blanco”. Porque el dinero, por muy poca que sea la cantidad que se les paga, las divide y las hace mostrar al mundo su verdadero rostro: el de “luchadoras” por los verdes dólares del imperio.

Siete “damitas” denunciaron públicamente a su dirigente, la tal Berta Soler, por embolsillarse lo que les correspondería a ellas. Ahora la Bertica recibirá un “premio a la inmoralidad” de 50 000 dolarucos. Seguro que no los va a destinar para la “libertad” de Cuba.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s