Grecia contra el hambre.

ImageGrecia ha autorizado la venta de alimentos vencidos. Ese es un titular que fue noticia. Porque consumir alimentos vencidos puede conllevar serios problemas de salud. Así que, frente al hambre generalizada en el país europeo, la cosa más sencilla es permitir que los alimentos pasados, en vías de descomposición, sean comprados a menor precio. Y para algunos, esa es una buena solución.

Solo que nadie se pregunta: ¿Por qué se vencen los alimentos y a dónde van a parar  cuando esto sucede?

Es curioso e imperdonable que mientras en el mundo millones de seres humanos padecen hambre, haya lugares donde los alimentos permanecen en los estantes hasta que caduca su vida útil, luego de lo cual son desechados e incinerados “para preservar la salud de la población”. Lo que eso significa realmente, es que los precios de los alimentos son tan altos que no pueden ser alcanzados por una gran mayoría viviente en los límites de la pobreza, gente descartada para las grandes corporaciones productoras de alimentos, léase capitalistas, porque no encajan en la lógica del consumo. Entonces es mejor destruir productos después de vencidos, que llevarlos al nivel de todos los habitantes, tengan o no recursos, pues lo que le conviene a la sociedad capitalista es precisamente que ese tipo de personas non grata desaparezcan, ya que lo único que tienen es hambre.

Cruda lógica de un sistema que pregona la libertad y la igualdad como valores intrínsecos al “desarrollo”.

Grecia es la detonación. Pero hay muchos que no quieren ver la mecha de la bomba prendida en sus propios países. Y todavía hay más de los que esperan mantener vivo el sistema de la acumulación y la producción en masa, aun en sectores que deberían reconsiderar esos modos de producción y adaptarlos más a las necesidades reales del país, como pasa, por ejemplo, en la Universidad Indígena Boliviana Aymara “Tupak Katari”, donde, en vez de fomentar la producción familiar comunitaria y el rescate de los saberes ancestrales en pos del “Vivir bien”, se está tratando de imponer la producción a gran escala con visión de exportación. Mirada puramente capitalista.

En el mundo existe hambre y pobreza no porque no haya recursos suficientes, sino porque los recursos alimentarios (y todos los demás) se encuentran concentrados en un bajo porciento poblacional, que acapara todas las riquezas y distribuye estas en forma desproporcionada, con el afán de seguir acumulando bienes.

En Grecia podría disminuir el hambre, si sus autoridades tuvieran el valor de ir en contra de los organismos multinacionales de la economía y comercio capitalistas y aplicaran medidas que permitieran reducir la brecha entre ricos y pobres, retomaran el poder sobre los recursos del país y distribuyeran parejamente los beneficios que estos generan.

La crisis capitalista no se terminará con más capitalismo.

2 pensamientos en “Grecia contra el hambre.

  1. Lester

    Tienes razón, mi hermano, la crisis capitalista no se terminará con más capitalismo, el capitalismo no parece ser la solución, pero el socialismo ha demostrado que tampoco… ¡Qué jodi´os estamos!

    Me gusta

    Responder
  2. Lester

    Tienes razón, hermano, la crisis capitalista no se terminará con más capitalismo, el capitalismo ha demostrado que no es la solución, pero el socialismo también ha tenido todas las oportunidades para demostrar que tampoco, y las ha aproverchado… ¡Estamos jodi´os!

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s