Ser cubano.

fidel-castroLos cubanos somos gente orgullosa, nos creemos talentosos y buenos para todo. Y esa gran autoestima la hacemos visibles dondequiera que estamos y en todo lo que hacemos. Creo que tenemos razón para pensar de esa manera, ya que nuestro nivel cultural y educativo sobrepasa incluso al de muchos países, incluyendo “desarrollados”.

Sin embargo, cuando estamos fuera de nuestro país y desarrollamos nuestras habilidades y conocimientos, muchos no somos capaces de mirar atrás y preguntarnos: ¿cómo los cubanos, habitantes de una pequeña isla del mar Caribe, hemos llegado al grado de ser reconocidos dondequiera que vayamos y muchos, muchísimos, manifiesten su admiración hacia el pueblo de Cuba?

Lo que voy a decir le va a desagradar a muchos, sobre todo a esos que desde un rinconcito del imperio donde recogen sus migajas y defienden lo indefendible para vivir el desmadrado “american way of life”. Sin embargo otros reconocerán que tengo razón.

Hasta 1959 Cuba fue un apéndice de los EE.UU. Salón de juegos al estilo “Las Vegas”. Sitio de recalo de mafias y marines. De seguir en ese plan, Cuba hoy sería otro Puerto Rico, Hawai, por solo citar dos ejemplos; lugares que solo son reconocidos por ser sitios turísticos, musicales o “patios traseros” de la potencia imperial, pero nada que ver con su pueblo.

A partir de 1959 Cuba cambió, radicalmente, se eliminó el analfabetismo y como si fuera poco, se le dio educación gratuita a todos hasta el nivel a donde quisieran o pudieran llegar, al cubano se le enseñó a trabajar con conocimientos firmes y globales. No fue solo educación, fue también atención médica especializada gratuita, fueron altos niveles deportivos, hasta situarnos en posiciones por encima de potencias mundiales, hoy somos referentes en varios deportes y nuestra forma de practicarlo y enseñarlo se ha convertido en “escuela”. El nivel científico también es muy elevado, hasta el punto de que nuestras investigaciones ocupan lugares cimeros en el ámbito internacional… ¿Dónde no se menciona a los cubanos como ejemplo? Esta es una verdad que llevamos en el corazón y donde llegamos no nos atemoriza decir, en la voz alta que nos caracteriza: “soy cubano”.

Y eso se lo debemos a una persona y una generación. Sí, voy a nombrar al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz. Ese político que pudo ser Presidente de Cuba sin disparar un tiro y sin arriesgar la vida, porque tenía dinero (primogénito de una familia hacendada y rica) y tenía el liderazgo asegurado en su partido (segundo del Ortodoxo en la era de Chibás), hombre de buen pensar, buen hablar y mejor hacer, que a pesar de eso comprendió que solo la Revolución armada limpiaría al país de los oprobios y la dependencia, que el “cambio democrático” solo le daría una fracción de poder decidir con el mal adentro, representado en los partidos tradicionales afines al capitalismo y aun más, lacayos del imperialismo yanqui.

Fue Fidel y aquella generación de valientes donde tantos nombres harían muy larga la lista, quien nos dio a los cubanos esta posibilidad de ser, en muchos casos, los primeros. Ha sido Fidel quien levantó tanto nuestra autoestima situándonos en boca de todo el mundo, guste o no guste.

No hay discusión, por más que algunos tratarán de plantearla. Si no hubiese existido un Fidel Castro los cubanos habríamos pasado inadvertidos por la historia, la grande y la pequeña. Un cubano fuera de su país sería un emigrante más. Esos que desde diversos medios de Miami hoy tienen un nombre dentro de la llamada “disidencia” no serían nadie (tal vez hubieran hecho carrera, no digo que no, pero hasta ahí no más, su voz no se escucharía tan fuerte en ciertos círculos que hay ahora). Y nosotros, los que desde el lado de la izquierda no defendemos a quienes más tienen, sino a quienes nadie hace caso ni se preocupa por ellos, tampoco seríamos más que un puñado de gente luchando por sobrevivir en un sitema que por demás es injusto y genocida.

Hoy quería hablar de Fidel, de ese hombre odiado por algunos, pero querido por tantos, ese que nos devolvió la dignidad y nos convirtió en lo que hoy somos a nivel internacional. Doy gracias por ser cubano y doy gracias a Dios porque Fidel Castro Ruz haya nacido en Cuba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s