Cambios ¿para qué?

Por Dayana Cardona González/Radio Cadena Agramonte.

Bloqueo-CubaQuizás a algunos nos les resulte fácil advertir la esencia genocida del bloqueo del Gobierno de los Estados Unidos contra Cuba, sobre todo a aquellos más distantes de nuestra realidad;  pero yo, una joven impedida física, de padres humildes y trabajadores, sé en carne propia qué es y cómo se siente.

Desde pequeña requiero de un equipo respiratorio, el cual se debe solicitar con meses de antelación. Si los pudiéramos adquirir sin mayores tropiezos, ese trámite transcurriría en la mayor normalidad.

Y traigo esto a colación porque por estos días he escuchado a malos cubanos, que por unos pocos dólares, piden y piden “cambios”. Y yo me pregunto: ¿cambios de qué?

Tanto ellos como sus familiares gozan de los mismos derechos y conquistas que todos nosotros. De manera que nadie les limita el acceso a escuelas, hospitales y a la canasta básica, modesta sí, pero garantizada para todos.  Esos son algunos ejemplos. Cabría otra interrogante: ¿de qué se quejan?

Vivir en Cuba es un privilegio. Si bien es cierto que nuestra economía ha transitado por momentos críticos, cuyos efectos se sienten sobre todo en el bolsillo y en la mesa de los cubanos, no es menos cierto que la preocupación y el  accionar por salir adelante han sido constantes. Negar los beneficios que nos ofrece la política social de nuestro país sería cuando menos petulante, para no decir ignorante.

Digo con toda certeza que debemos combatir las indisciplinas y otras manifestaciones negativas que lastran a la sociedad cubana contemporánea. Y eso es compromiso de las generaciones más noveles y veteranas; todos juntos podemos conseguirlo.

Esos que piden cambios, que no les interesa revertir las dificultades, al final no se dan cuenta de que si lo que ellos propugnan llegara a suceder, su suerte no sería mejor que la de los cubanos todos.

A los vecinos del Norte no les interesa distinguir; su política genocida no tiene barreras; lo mismo niños que ancianos, la salud que la agricultura; extienden sus tentáculos mortíferos en todas direcciones.

Por eso estoy convencida de que el camino nuestro será cambiar, para más y mejor Socialismo.

Creo en Fidel y en esta Revolución y sí, por qué no, creo en el cambio, pero en el que sea beneficioso para toda la sociedad, sin perder los logros alcanzados hasta este momento, en Educación, Salud, derecho al trabajo, eliminación de diferencias raciales.

Hay cambios y cambios. Hitler cambió su partido por el genocidio; Roma, su desarrollo por su dignidad. Yo, joven cubana, discapacitada,  graduada de Periodismo, solo quiero vivir en mi Cuba muchos años y poder cambiar lo que tenga que ser cambiado para bien del pueblo nuestro. Como siempre, será “con todos y para el bien de todos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s