CELAC: Cuba y la unidad latinoamericana y caribeña sin puntos suspensivos.

0     cuba_celac2014Cuando en 2011 el Comandante Hugo Chávez proponía y propiciaba la creación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), como una alternativa de unión regional justa y equilibrada, basada en el respeto a las soberanías nacionales, frente a los intentos imperialistas de mantener divididos a los países del área con tratados de libre comercio y otros engendros (como los acuerdos bilaterales para mantener o crear bases militares yanquis en territorios latinoamericanos), muchos vieron con escepticismo el futuro del recién creado bloque sin la participación de la potencia más “poderosa” del mundo. El trabajo mancomunado de los países fundadores junto a la adhesión de cada vez más países del área, demostraron que las naciones del Sur progresivamente se convencen de la necesidad de esa unión, que desde sus principios fundamentales respeta las soberanías y mantiene el apoyo solidario entre pueblos hermanos.

Así llega la actual Cumbre de la CELAC, que desde esta semana reunirá en La Habana a 33 países y excluye a los “poderosos” Estados Unidos y Canadá, re-aceptando en sus filas a Paraguay, que fuera separado desde la destitución en 2012 del Presidente electo, Fernando Lugo.

Este cónclave, con tan masiva participación en Cuba, es un claro mensaje de la no aceptación regional de la política norteamericana de bloqueo a la isla mayor de las Antillas, no es un acuerdo tácito, es un rechazo evidente y un espaldarazo a Cuba en su camino hacia la reinserción regional. En este sentido es notable el esfuerzo de nuestro país como Presidente Pro-tempore de la CELAC, por afianzar las relaciones con Latinoamérica y el Caribe. Más allá de los designios de la OEA, organización a la cual el país caribeño no tiene intensiones de reingresar, Cuba ha propiciado desde acuerdos económicos y comerciales regionales, hasta búsquedas de soluciones pacíficas a conflictos sociales, como es el caso de las conversaciones de paz entre las FARC y el gobierno colombiano propiciadas por La Habana en territorio cubano.

En lo económico, la comunidad caribeña y latinoamericana reconoce a Cuba como un importante centro de comercio regional, de ahí la adecuación del Puerto del Mariel (tristemente célebre en Cuba por la salida en masa de desafectos a la Revolución, propiciada por la política norteamericana hacia la isla), con inversiones brasileñas para convertirlo en un nodo comercial de importancia.

Y es precisamente ese apoyo de los países del área, que irrespeta al bloqueo criminal, lo que duele en los círculos más reaccionarios del imperio y la cohorte de contrarrevolucionarios radicados en Estados Unidos y otros satélites. Por eso la CIA y algunas “instituciones” yanquis financian y promueven “cumbres paralelas” en Miami y La Habana (al menos desean que sucedan), las cuales supuestamente buscan desacreditar al gobierno cubano, pero que en el fondo solo lograrán que unos cuantos “vivos” se embolsillen la abundante cantidad de dinero que deroga el Departamento de Estado gringo para la subversión en Cuba y que estos repartan migajas entre el grupito pro-yanqui que vive de la supuesta disidencia en la isla y fuera de ella.

A pesar de esos mezquinos esfuerzos, la unidad latinoamericana y caribeña se está convirtiendo en una realidad contundente que asusta a los intereses monopólicos de la globalización imperialista, sea norteamericana o europea. Si hasta un personaje ultra conservador y neoliberal como Sebastián Piñera ha reconocido la necesidad de la unión regional para solucionar los problemas de América Latina.

Y el Presidente de la República Oriental del Uruguay, José Mujica, hoy presente en La Habana, observó en 2011 que: “Ésta América con sus 600 millones de habitantes, está demostrando las posibilidades de encajar en un mundo nuevo, donde se industrialice la inteligencia (…) y nuestro llamado es a la unidad.”

Muchos en Latinoamérica y el Caribe ya están convencidos de esa necesidad real, lo confirma la presencia de 33 mandatarios en Cuba para la Cumbre de la CELAC.

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños demuestra dos cosas fundamentales: primero, que la unidad Sur-Sur es posible ante los retos de la globalización occidental; y segundo, que Cuba no está sola y sus políticas sociales, económicas y de relaciones exteriores le brindan una confianza y un respeto internacional que ningún grupúsculo apoyado por las desprestigiadas instituciones norteamericanas del espionaje y la subversión podrán oscurecer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s