Debate… ¿Cuál debate?

Por: Vicente Manuel Prieto Rodríguez

alvaro evoEl proceso eleccionario presidencial en Bolivia está en marcha, aun mucho antes de que se diera luz verde a las campañas. El Movimiento Sin Miedo (MSM) comenzó embanderando la Plaza España de La Paz y poniendo carteles con referencias a que hay gente con miedo y gente sin miedo (eufemismos de campaña). Doria Medina arreciaba el gasto publicitario de sus “CITES” y la “responsabilidad social” de su empresa crecida con fondos mal habidos SOBOCE. Por su parte, Jorge “Tuto” Quiroga, expresidente que no hizo nada sobresaliente por Bolivia, aparte de continuar las políticas privatizadoras de sus antecesores, comenzaba a salir en los medios (su delgadez y falso carisma lo convierten en una figura mediática para esas clases y desclases que sueñan con la vida de las modelos) criticando las acciones del Gobierno Plurinacional.

Ahora, en plena guerra de campañas, en un “todos contra todos” que no pudieron evitar ni siquiera los intereses gringos, cada candidato clama por “debatir”.

Pero si estudiamos los “planes de gobiernos” de toda la horda opositora en contra de Morales, no se encuentra nada innovador ni verdaderamente desarrollador del país, al menos nada que favorezca realmente al pueblo. La mayoría de los planteamientos en esos dizque planes de gobierno son puros enunciados de esperanzas populares añejas que nunca fueron resueltas por quienes ahora militan en la furibunda oposición boliviana y una buena parte de las propuestas ya están plasmadas en la llamada “Agenda Patriótica 2025” impulsada por el gobierno de Evo Morales para acabar con la pobreza y en la cual se trabaja desde hace tiempo con los recursos naturales recuperados por las nacionalizaciones, los programas Mi Agua, Evo Cumple, la electrificación y la dotación de gas domiciliario a la mayor parte de la población, junto a la construcción y readecuación de la red vial, son solo algunos ejemplos de lo que ha hecho el gobierno actual y de las perspectivas a mediano y largo plazos.

Por eso tanto el Presidente Evo Morales, como el Vicepresidente y otra vez compañero de fórmula, Álvaro García Linera, han declinado tener un debate infructuoso con cualquiera de los candidatos opositores, ya que estos solo buscan centrarse en acusaciones y ofensas, como lo han estado haciendo incluso en ausencia de los candidatos “oficialistas”. No hay vez que entrevisten a Tuto, Doria Medina, Juan del Granado, Adriana Gil o Suárez en que estos no se centren en criticar al gobierno por todo y por nada y acusar al Presidente y Vicepresidente de ser “corruptos y narcotraficantes” sin mostrar ni una sola prueba convincente.

Pero el tema de “debatir” trasciende las diferencias entre opositores y oficialistas, sino que entre los mismos opositores se atacan y contraatacan, rociándose de denuncias y ofensas junto a invitaciones para debatir. Así, Tuto Quiroga emplaza a Doria Medina, mientras que este último alega que solo debatiría con candidatos que estén “peleando” la presidencia, refiriéndose a que en las encuestas él marcha muy por delante de Quiroga. Bajo esa lógica justifica completamente la posición de Evo y Álvaro de no debatir, ya que estos les llevan (según esas mismas encuestas) más de 40 puntos porcentuales de ventaja, visto de ese modo, no hay nada que debatir.

Recientemente la televisora oligárquica Cadena A lanzó al aire un “programa de debates” entre los candidatos, al cual solo asisten los opositores. Este programa, según lo hasta ahora visto, no es un programa de debates, es un programa de relaciones públicas en el que los invitados presidenciables y demás van a hablar y hablar de sus ideas (que no intenciones) de “rehacer el país” y, por supuesto, van a lanzar sus acusaciones y ofensas a Evo Morales y a Álvaro García Linera.

Entonces, ¿de qué debates estamos hablando?

Bolivia es un país donde la oposición es más mediática que efectiva, teniendo en cuenta que la mayoría de los medios de comunicación dependen de los recursos económicos erogados por las oligarquías y que en la realidad no hay verdaderas propuestas sobre la mesa que superen las expectativas populares de construir un Estado popular (los gringos obligan a sus voceros de la oposición a llamarle “populista”) que redistribuya la riqueza nacional de una manera más equitativa, que no se vendan los recursos naturales a intereses extranjeros, que los bolivianos tengan plena dignidad y soberanía en sus decisiones.

El discurso precampaña y de campaña opositor se ha basado en los ejes de la corrupción, el narcotráfico, mal manejo económico y autoritarismo. Tales enunciados son perfectamente desmontables a la luz de una realidad: cada día aparecen en la prensa reportes de desmantelamiento de bandas de narcotraficantes, procesos judiciales contra acusados de corrupción, sean opositores o miembros del partido de gobierno; en estos casos uno se pregunta: ¿antes no había corrupción, no había narcotráfico? Pues claro que había, solo que los medios, bien pagados por los intereses de la derecha gobernante, silenciaban esos hechos. Y respecto al manejo económico y autoritarismo, es más que evidente el hecho de que hay más “gente de pueblo” luciendo autos de último modelo (lo cual habla claramente de un aumento en las economías familiares y el poder adquisitivo) y que las decisiones gubernamentales son frecuentemente cuestionadas y hasta modificadas por la acción popular. Entonces tampoco hay autoritarismo.

Todo lo anterior justifica que no hay razones para que los candidatos oficialistas, cuyo gobierno sí ha hecho mucho por el pueblo, por los humildes, por esos que nunca pudieron ni siquiera pisar la acera del Palacio Quemado, vayan a discutir nada con aquellos que solo buscan regresar a los años en que Doria Medina, Jorge Quiroga y todos sus acólitos vendían la República y se llenaban los bolsillos con la plata mal habida. (Me dicen que hay originarios candidateando y apoyando a los opositores) Bueno, de los traidores hablamos en otro artículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s