Ecuador y la resistencia contra otro plan desestabilizador

Por: Vicente Manuel Prieto Rodríguez.

Ecuador_CorreaDesde el balcón del palacio de gobierno ecuatoriano, el Presidente electo, Rafael Correa, exclama: “Aquí van a mandar las grandes mayorías, acá está la Revolución ciudadana”.

Esta frase se produce en un momento en que la hermana República del Ecuador enfrenta un movimiento desestabilizador similar a lo sucedido en Venezuela, cuyas “guarimbas” dejaron heridos, muertos y caos social. Una vez más – esta vez lo sufre Ecuador – las derechas oligárquicas no se avienen a aceptar la democracia popular y mucho menos a ver cómo las decisiones que benefician a la mayoría del pueblo afectan sus bolsillos.

Eso es lo que ha pasado en el país suramericano de la mitad del mundo, luego de la propuesta de un par de leyes que regularían con mayores impuestos a la herencia y la plusvalía (o sea, las ganancias de los grandes empresarios), los opositores aprovecharon la incomprensión popular de las medidas en su propio rédito, provocando desde las redes sociales la confusión y el disgusto, pues ligaron el tratamiento de esas leyes a una supuesta carestía de la vida, cuando el objetivo real de estas es limitar las ya excesivas ganancias del sector empresarial y mejorar la función social de las recaudaciones, obligando a las esferas conservadoras a aportar más.

Pero el fenómeno político que sacude al gobierno de Rafael Correa no es nuevo y hasta me atrevería a pensar que se está gestando igual en otros países latinoamericanos que han optado por la democracia de los pueblos: la inserción de elementos oligárquicos burgueses (el empresariado es eso) en niveles de la institucionalidad gubernamental popular crea las condiciones para la desestabilización.

Hoy Ecuador se sacude entre marchas opositoras y contramarchas oficialistas, al estilo Venezuela, y al igual que en la Patria Bolivariana corren millones de dólares inyectados por intereses internos y foráneos reaccionarios, que sostienen las protestas y ¿por qué no? los intentos de golpes de Estado, tal cual se ha ido fraguando contra Correa por sus medidas ¿antipopulares o antioligárquicas?

Ya se tienen pruebas de que el objetivo final de las marchas de oposición apuntan a la toma violenta del palacio presidencial de Carondelet y si eso fracasa, mantener los enfrentamientos permanentes entre simpatizantes y no adeptos al gobierno, buscando, tal vez, una salida al conflicto que implique intervención de intereses extranjeros imperialistas.

De hecho, los nombres que lideran la confrontación opositora son ya un claro ejemplo de la vinculación caudillista con formas de operar harto conocida en el sub continente americano: Jaime Nebot, alcalde de Guayaquil, ligado a los intereses empresariales más reaccionarios y “uno de los grandes herederos y de los grandes especuladores de tierras” de Ecuador, según palabras del Presidente Correa; Andrés Páez, asambleísta de oposición, igualmente afectado por las medidas de equidad del gobierno ecuatoriano; Guillermo Lasso, líder de CREO, otra organización contraria a los intereses populares; el coronel César Carrión, perteneciente a las cúpulas militares de antaño; Mario Pazmiño, coronel retirado del ejército y ex jefe de inteligencia militar, muy cercano a la CIA norteamericana; y como si fuera poco, asoman sus colas peludas Mesías Tartamuez, alto dirigente de la organización sindicalista Frente Unitario de Trabajadores (FUT) puesto claramente al servicio de quienes debería combatir y, como siempre, toda la horda de “periodistas” pagados por los medios de in-comunicación de siempre, quienes irresponsablemente avivan la guerra mediática que confunde a la población y genera violencia.

Visto así, lo que sucede en Ecuador es un poco más de lo mismo: el intento de desestabilizar y descabezar un gobierno legítimo que se esfuerza por reducir la brecha entre los que tienen mucho y los que tienen poco o nada, atacado por los grandes intereses oligárquicos internos y externos, digamos, como de pasada, los intereses de los Estados Unidos de Norteamérica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s