Archivos Mensuales: marzo 2016

Cuba en Obama. Lo que no sabremos aun.

Por: Vicente Manuel Prieto Rodríguez

Obama en CubaMás allá de las interpretaciones de uno u otro bando, acerca de los resultados de la visita de Obama a Cuba, la pregunta que para mí se hace obligatoria es: ¿Qué piensa ahora el saliente primer mandatario del país supuestamente más poderoso del mundo, acerca del sistema social que su gobierno y antecesores han intentado destruir durante tantas décadas? ¿Sus convicciones imperialistas le impedirán calificar en su justa medida lo que ha logrado ver en un pueblo al que se le negó el desarrollo y el avance económico por el capricho imperial de la posesión?

Sé que Barack Obama es un tipo inteligente, sé que, debajo de su piel, por más que tenga que cumplir los dictados de quienes realmente gobiernan los Estados Unidos, este presidente sabe que las políticas educativas, de salud, de igualdad social y otras muchas aplicadas en Cuba por la Revolución son justas y necesarias para cualquier pueblo, más allá del “modelo económico” que se aplique.

No creo ni por asomo, que un hombre tan inteligente como Obama no advierta que la crisis del pueblo cubano nada tiene que ver con su interior, de hecho ha reconocido la capacidad de este pueblo para sortear dificultades que sus antecesores creyeron que podrían doblegarlos y estoy seguro que en su mente surgió la duda razonable acerca de qué y cuánto hubiera logrado en todos estos años Cuba si se le hubiese permitido desarrollarse en igualdad de condiciones con el mundo y avanzar económicamente desde su propio sistema, sin obstáculos tan grandes como el bloqueo y aislamiento internacional que éste ha provocado.

Barack Obama ya se fue de Cuba. Estoy convencido de que no dirá, porque no puede, todo lo que piensa. Lo que sí es seguro que ya no verá a la Revolución cubana con los mismos ojos. Y si sus convicciones capitalistas o imperialistas son demasiado fuertes, hablará de levantar el bloqueo, pero no forzará mucho para que esto se logre, porque Cuba sin el bloqueo genocida es un peligro real para el statu quo capitalista, pues demuestra que otro mundo sí es posible.

Anuncios

En el nombre de la libertad de expresión… Amén.

Por: Vicente Manuel Prieto Rodríguez

Carlos Valverde en su programa de TV, insulta, grita, dice obscenidades...

Carlos Valverde en su programa de TV, insulta, grita, dice obscenidades…

Con gritos y mostrando una rabia incontenida, diciendo palabras obscenas que ningún público merece y mostrando una total falta de ética en el manejo de un medio de comunicación masiva, aparece un señor en un canal de televisión de Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia. Me dicen que se llama Carlos Valverde y que es periodista.

No lo conozco, pero dudo mucho que sea periodista, dada su total falta de respeto a la profesión informativa, más allá de la falta de respeto a un ser humano, trascendida su investidura pública.

Las cosas que dijo el tal Valverde (dicen que es un furibundo opositor al presidente indígena Evo Morales, que ha sido o es agente se los servicios de inteligencia y contrainteligencia de Estados Unidos en Bolivia y que tienen vínculos comprobados con el narcotráfico), la forma en que dijo esas cosas, no apta para menores de 18 años, ponen en duda la tesis manejada por la oposición boliviana de que el Gobierno coarta la “libertad de expresión”.

Yo me hago una pregunta muy sencilla de entender y responder: ¿Si en Bolivia no se permite la libertad de expresión y de prensa, por qué gente como ese tal Valverde se manifiesta de esa forma en un medio público acerca de un alto dirigente estatal? ¿Se lo permitirían en algún lugar del mundo?

En Bolivia los medios de comunicación masiva, desde que comenzó la campaña por el Referendum del 21 de febrero, han sido la punta de lanza en la propuesta por el NO, que resultó finalmente triunfadora, gracias en una gran medida a la actuación sectarista de la prensa y los medios.

Amplias coberturas a políticos y voceros de oposición, en una razón de tres contra uno, al igual en la transmisión de la propaganda política, la parcialización de periodistas y conductores y el manejo como si fueran ciertos de algunos casos como la supuesta paternidad del Presidente, -acerca de lo cual la mayoría de los medios comunicacionales afirmaron intrínsecamente que un hijo entre el primer mandatario y la señora Zapata existiría, aunque nadie ha podido comprobarlo y tal vez no logre comprobarse- demuestran que aquellos que poseen un micrófono en la mano o escriben en un periódico, tienen toda la libertad del mundo para hablar sobre cualquier tema, sea verídico o no, aunque dañe a otras personas.

Por más que investigo, no encuentro un solo medio de comunicación cerrado por manejo irresponsable de la información o por crear confusión en la audiencia. Excepto los tres medios estatales, el resto continúa magnificando el tema familiar de Evo Morales como si en ellos les fuera la vida… algún interés tiene que haber.

Curiosamente CNN, que poco o nada transmite acerca de Bolivia, cada día menciona o hace un trabajo de fondo acerca de la supuesta “corrupción y tráfico de influencias del indígena Presidente”. ¡CNN está trazando la agenda informativa de los MDC bolivianos! De la misma manera actuó la cadena internacional de noticias en la desestabilización de Venezuela.

Escuchando las declaraciones de Valverde contra el Vicepresidente Álvaro García Linera, confirmo que lo que menos se impide en Bolivia es la libertad de expresión, que esta figura del derecho humano es asida una y otra vez por una prensa nada imparcial para justificar ataques discriminatorios, racistas y ofensivos en vulneración de otra Ley creada para proteger otro más importante derecho humano: el derecho a no ser discriminado.