Archivo de la etiqueta: campaña

ECUADOR: LA FÓRMULA DE LA MENTIRA REAPLICADA

  • En medio de acusaciones contra la gestión del actual mandatario ecuatoriano, Rafael Correa, el pueblo de Ecuador irá a las urnas el próximo domingo, presionado por la campaña mediática más sucia que se ha vivido en el país ecuatorial, similar a las últimas campañas en Bolivia y Estados Unidos.
el-pueblo-ecuatoriano-debe-estar-atento-a-esta-campana-sucia-alerto-el-presidente-correa

“El pueblo ecuatoriano debe estar atento a esta campaña sucia”, alertó el presidente Correa.

El domingo 19 de febrero habrá elecciones en Ecuador. Algunos consideran que este día será decisivo para la izquierda latinoamericana, teniendo en cuenta los recientes retrocesos y la percepción de crisis que ha sembrado la maquinaria comunicativa acerca de los gobiernos populares progresistas.

Rafael Correa, el líder ecuatoriano innegable, no estará en la contienda, lo cual aprovecha la oposición de aquel país para lanzar una fortísima campaña mediática llena de mentiras y descalificaciones al estilo de las últimas aplicadas en este continente, como las que se han vivido en Nicaragua, Bolivia y en los propios Estados Unidos de América, donde ganó la presidencia Donald Trump, luego de andanadas de provocaciones y acusaciones de un lado al otro.

La fórmula está siendo repetida en Ecuador contra los candidatos del partido Alianza País (AP), que bajo la égida de Correa redujo considerablemente los niveles de pobreza, elevó el horizonte educativo, generó estabilidad política y económica durante sus diez años de mandato. Esto tratan de invisibilizar los medios ante la urgencia de la fecha.

lenin-moreno-se-perfila-como-ganador-de-elecciones-en-ecuador

Lenin Moreno se perfila como ganador de elecciones en Ecuador

Según las encuestadoras, el aspirante por AP, Lenin Moreno, lleva ventaja hacia el 19F, sin embargo, esta primacía no es definitiva teniendo en cuenta el panorama, ya que con la intención de voto actual se estaría obligando a una segunda vuelta, que es la expectativa de la oposición para tener una oportunidad en la instancia posterior.

Teniendo en cuenta que en Bolivia, el 21 de febrero de 2016, la oposición logró una victoria apuntalada por una feroz campaña de difamación, apoyada por casi todos los medios de información y varios actores políticos y mediáticos preparados desde el exterior; además, la ascensión al poder en Estados Unidos, de Donald Trump cuyos shows mediáticos y acusaciones contra Clinton pesaron más que los protagonizados por la aspirante demócrata, los opositores ecuatorianos han elegido esa misma vía para intentar regresar al poder.

En el caso de Ecuador, la oposición se apoya en supuestos casos de corrupción, la palabra favorita de estos tiempos, básicamente alrededor de dos escándalos: Petroecuador y la empresa brasileña de la construcción Odebrecht. En el primero, las acusaciones van dirigidas directamente hacia ex funcionarios del gobierno de Correa e indirectamente hacia el Presidente, incluso el ex ministro de Hidrocarburos, Carlos Pareja Yannuzzelli, quien se encuentra prófugo en Miami por el caso Petroecuador, manifestó que nada se hacía en esta empresa estatal sin la anuencia del Primer Mandatario. Este caso de corrupción fue denunciado por el propio gobierno ecuatoriano luego de destaparse el escándalo de los “Papeles de Panamá”.

Respecto a los supuestos sobornos a funcionarios públicos realizados por la empresa constructora brasileña, la oposición no ha presentado una sola prueba, a pesar de que Correa les ha emplazado públicamente a hacerlo.

“Si no se presentan pruebas, no crean absolutamente nada, es campaña sucia.” Rafael Correa.

correa-ecuador-petroecuador-portada

La campaña mediática ha intentado vincular a Correa en los casos de corrupción de Petroecuador.

Así, la campaña mediática contra el partido oficialista ha incluido videos, declaraciones de ex funcionarios prófugos, simulacros de ataques físicos para victimizar a la oposición y mucho movimiento de matrices de opinión en las redes sociales, ocultando todo lo positivo que ha hecho por Ecuador el gobierno de Correa.

Al parecer, la repetición de fórmulas es la actividad favorita de quienes pregonan la caída de la izquierda latinoamericana y buscan un regreso del neoliberalismo al estilo de Macri y Temer.

Anuncios

Campaña mediática contra Venezuela, lo que no podía faltar

Por: Vicente Manuel Prieto Rodríguez

El periodista de Cadena A mostró su lado proimperialista, cuestionando las posiciones soberanas de los países latinoamericanos.

El periodista de Cadena A mostró su lado proimperialista, cuestionando las posiciones soberanas de los países latinoamericanos.

Hace solo unos días, la BBC publicó un reportaje acerca de la situación interna en Venezuela. Dirigió los ojos y oídos de los televidentes hacia el testimonio de gente que busca desesperadamente productos de primera necesidad, según ellos, sin encontrarlos o teniendo que invertir entre 4 y 8 horas para encontrarlos. La BBC muestra “su visión” fingiendo imparcialidad.

Los productos que ya no aparecen en el mercado venezolano son, precisamente, aquellos que por ser de primera necesidad, el gobierno bolivariano decidió congelar sus precios hasta un monto accesible para todos, en un esfuerzo por proteger a la población del agio y la especulación (lo cual no se dice en el audiovisual). El documental achaca a esta decisión del gobierno el desabastecimiento, diciendo, por boca de entrevistados y opinólogos (que no analistas) que ese congelamiento de precios provocó que la importación de aquellos productos no sea rentable para las empresas importadoras, entonces, por decantación, el gobierno es el culpable.

Cada entrevistados, como no podía ser de otra manera en un producto de la BBC, responsabilizó al gobierno de Maduro y la incompetencia gubernamental por la escasez, la violencia y la inestabilidad de Venezuela.

Otras cadenas internacionales de noticias, como CNN, TVE, agencias informativas, etc., centran la atención en el descontento de una parte de la población venezolana, pero prácticamente no aparece la opinión de la gran mayoría del pueblo que defiende a la revolución bolivariana. También se dedican estos medios de in-comunicación a minimizar el alcance de las declaraciones imperialistas de Obama.

Que esos medios tergiversen y realicen tales prácticas desinformativas no es casual ni inusual, ellos responden al modelo globalizador capitalista que les paga y que tienen que defender a cualquier costo, incluso hasta la mentira. Pero sí es curioso que se sumen canales más pequeños, medios de comunicación nacionales, pero solo significativos para una población nacional, como es el caso de Cadena A en Bolivia., el cual, en su emisión noticiosa matutina del pasado miércoles entrevistó a una tal Carmen Beatriz Fernández, supuestamente analista política de oposición. Dice la tal analista que, desde que Maduro es Presidente, ha perdido popularidad hasta estar en un 20% de aprobación; esa “analista” no vio las multitudinarias marchas de apoyo a Nicolás Maduro y a la revolución bolivariana, ocurrida en estos últimos días. Pero eso no lo refleja tampoco Cadena A.

El locutor del canal se mostró lacayo del imperio, aplaudiendo los criterios de la “analista”, dándole la razón a la BBC y criticó que se le eche la culpa “al imperio” (dicho sarcásticamente) y se dedicó a cuestionar la validez de la posición de Venezuela y el resto de los países latinoamericanos, incluyendo Bolivia, su país. En ningún momento se preguntó, o le preguntó a la “analista” de marras, si es falsa la acción imperialista de Estados Unidos de financiar la desestabilización, el desabastecimiento y la violencia en las calles de Venezuela. Claro, esa no es su función ni le pagan por ella, el pobre tipo es solo un instrumento de los dueños de esa cadena televisiva, quienes sí reciben incentivos, cualquiera que estos sean.

No es casual que medios como Cadena A, UNITEL, Página 7, El Deber, entre otros, se sumen a los grandes detentores de “la verdad manipulada”; ellos reflejan su orientación en favor de intereses ajenos al pueblo e ilustran, en este ejemplo, lo que harán en caso de que una potencia imperial decida hacer con Bolivia lo que están haciendo con Venezuela.