Archivo de la etiqueta: cubanos

¿DESPUÉS DE FIDEL, QUÉ VIENE?

Por: Vicente Manuel Prieto Rodríguez

fidel-viveAlguien muy cercano me pidió que escribiera sobre Fidel, desde el sábado, y no pude.

Mi homenaje es interior, en las ideas, en los principios. Pero una pregunta me ha hecho reflexionar y decidirme a plasmar mis impresiones, extraídas de la experiencia personal y de mi condición de cubano, nacido, educado y formado en la revolución: ¿Qué pasará en Cuba después de la partida de Fidel?

Podría decirse que es pronóstico reservado, pero no es así. Porque Fidel, visionario y previsor como siempre, preparó a los cubanos para que no perdamos el rumbo ni nos dejemos desordenar  el día en que faltara su presencia física.  Preparó al pueblo para Hoy  y Cuba sigue siendo la sociedad ordenada y segura que ha sido y continuará siendo sin Fidel. Para ese propósito el Comandante en Jefe dejó sus cargos desde el 2006 y el mismo  Raúl Castro anunció que también “entregará la espada” a los más jóvenes en el 2018, demostrando que no hay ningún ansia de perpetuidad personal en el poder y que Cuba está preparada para continuar la senda socialista.

Por lo pronto hay que analizar el legado, lo que significó para Cuba el líder innegable de unas cuantas generaciones y comprender que la mayor parte de los cubanos que viven en la isla, quienes han sufrido los embates de la economía bloqueada, los ataques a la producción a través de infiltraciones provenientes de sectores ultra reaccionarios provenientes del norte y financiados por el Departamento de Estado gringo, saben muy bien que Fidel Castro no es responsable de los males en el país, sino que lo reconocen como el hombre que les enseñó a resistir, el que se opuso y quebró aquella teoría del “Fin de la Historia”, y mantuvo a Cuba independiente  y victoriosa a pesar de la asfixia criminal a la que fue sometido su pueblo en el Período Especial de los años 90, del cual aún no se recupera la isla.

“Fidel nos hizo más dignos ante el mundo en aquellos años en que Cuba mantuvo sola su bandera de dignidad y no fue rendida por hambre por el Imperio y su coalición de buitres carroñeros que nos velaban para cuando nos hicieran cadáveres“, manifestó Rosy, una cubana que no pudo seguir hablando, por la emoción.

“Fidel, lo sabemos los cubanos patriotas que somos la gran mayoría de dentro y fuera de la Isla,  nos  dio dignidad, educación, salud y soberanía al pueblo de Cuba, y estamos dispuestos a defender esos valores y logros, a  no vendernos ni dejarnos amedrentar por ese ignorante e inmoral, que en enero próximo pastará en los jardines de la Casa Blanca”, dijo Camilo, otro habitante cubano, en referencia a las declaraciones del recién electo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, respecto a su política futura hacia Cuba.

Con una alegría infundada, ciertos sectores se han apurado a celebrar la partida física del invicto  líder revolucionario.  Irracional manera de mostrar la inhumanidad que corroe sus intenciones y el miedo visceral hacia el gigante que no pudieron derrotar en vida, aun cuando estando anciano y enfermo se retiró del poder efectivo, para asumir una especie de guía ideológica mucho más trascendental que el simple enfrentamiento a la potencia imperialista yanqui, cuyas amenazas manejaba a la perfección y como ningún otro; pero esta vez estaba enfermo y requería trabajar aprisa en la estrategia de los nuevos tiempos y en dejar al relevo preparado y listo, antes de su partida a la inmortalidad. En eso también Fidel cumplió.

Creen aquellos sectores retrógrados, y así lo han manifestado algunos ilusos voceros de los intereses imperiales, que con el fallecimiento de Fidel la Revolución se acaba. Lo mismo pensaron y aclamaron cuando el muro de Berlín fue derribado y desapareció la polaridad equilibrada que confería al mundo la existencia de un campo socialista. Al igual que en aquella época de los ’90, sus sueños no se convertirán en realidad.

Lo primero que se debe entender es la firmeza ideológica del pueblo cubano, que conoce bien de dónde le vienen los golpes y no se ilusiona mucho con esas promesas de acercamiento condicionadas a perder soberanía e independencia. Mucho menos soportarán los cubanos, dadas sus convicciones y principios, las torpes declaraciones del próximo inquilino de la Casa Blanca, que contrasta ostensiblemente con la astucia y valentía que mostró el saliente Obama.

El pueblo cubano anhela una economía más firme, más acorde a los tiempos actuales y con menos privaciones, aunque a pesar de las carencias no se han eliminado los beneficios sociales que asisten a cada cubano y que hacen de la isla un ejemplo mundial de equidad y justicia, donde los niños no se ven obligados a trabajar y la pobreza extrema no existe como fenómeno. Eso es obra de Fidel y los cubanos lo saben. Queremos sí, complementar nuestra economía con la de EE.UU. y posiblemente se consiga, a pesar de las declaraciones de Trump, dada la racionalidad y pragmatismo del sector empresarial rural estadounidense, que votó por el candidato republicano  y le dieron la victoria; esos emprendedores ganaderos-agricultores, productores de carne, leche, pollo, granos y cereales, con quienes Cuba se entiende muy bien, porque ellos saben que la isla es un buen mercado muy cercano y para nada es una amenaza para la seguridad de Norteamérica.

Los logros de la Revolución liderada por Fidel son innegables y nadie podrá ocultarlos. Los colaboradores cubanos, que han vivido otras realidades lo saben y quienes han viajado el mundo por uno u otro motivo, también, a pesar de los intentos de algunos inconformes y enemigos ideológicos, de ocultar las verdades.

Sí habrá cambios en Cuba, de hecho la transformación ya se está abriendo camino desde hace varios años, pero no es un tránsito de regreso al capitalismo salvaje o al neoliberalismo radical. Se trata de un proceso de reacomodo a las actuales circunstancias internacionales a las cuales no se puede estar ajeno, la Actualización de una economía y sociedad socialista. Por ello es el clamor para que de una vez se levante el genocida bloqueo económico y comercial, que ha causado pérdidas multimillonarias a Cuba y ha condenado a la carencia, enfermedades y hasta muertes al pueblo cubano.  Tampoco es cuestión de mutar en pocos días.

No hay que hacerse  ilusiones con la pérdida física del Comandante invicto Fidel Castro. Cuba no será otro Puerto Rico. Un futuro como el de Argentina o Brasil no lo quieren los cubanos, los que viven allí, los que sufren en carne viva el bloqueo. Los cubanos están conscientes de que deben  aprender a trabajar  ya no bajo la sombra del Estado, pero sí protegidos por éste, como siempre ha sido. Las privatizaciones no llegarán en masa, ni los recursos naturales serán rentados o vendidos a intereses foráneos. No es esa la visión futura de Cuba que tienen los cubanos. Los logros sociales y políticos no van a ser negociados, porque por más que las oligarquías mediáticas los oculten, es una realidad que Cuba ha logrado tantas y tan grandes cosas en el sistema social que abandonarlos ahora sería una locura y un suicidio como pueblo.

En resumen, lo que pasará en Cuba en una era post-Fidel solo lo pueden decidir los cubanos de la isla. No es esperable un cambio radical de principios y valores inculcados durante más de cien años de lucha y 57 de Revolución activa. Se nos fue Fidel, pero dejó un sistema social de equidad y justicia, ideado y llevado a la práctica por una generación de patriotas nucleados y resumidos en la figura del Comandante en Jefe, y queda mucho camino por recorrer en busca de un país que se desarrolle, que mejore en su economía, pero sin ceder a los caprichos foráneos de dominación y sin renunciar a los principios éticos que practican desde la guerra por la liberación nacional.

Fidel dejó de estar físicamente en Cuba, pero sigue su obra en la Revolución y en nosotros los patriotas cubanos que aprendimos todo lo bueno de nuestro Comandante en Jefe  Fidel.

Anuncios

Derechos humanos, en Cuba asignatura aprobada.

derechos humanosCuando se habla de Derechos Humanos en Cuba siempre aparecen dos reacciones en una misma arista: los derechos Humanos de la población cubana. Por una parte, los detractores de la revolución cubana con insuficientes argumentos válidos, ponen una y otra vez sobre el tapete la supuesta falta de “libertades” (de expresión, de movimiento, de comprar, etc.), todo ello desmentido con las nuevas y no tan nuevas modificaciones de leyes y la actualización del modelo económico, que, lenta pero seguramente avanza hacia una mejor sociedad. Por otra parte, los fieles a la Revolución hablan, y con mucha razón, de todos los logros que en materia de desarrollo humano, social y derechos en todos los sentidos ha asegurado el gobierno cubano para su pueblo. Sin embargo hay una arista más que marca la vocación humanista de los cubanos y su Revolución: el internacionalismo que ha incursionado en todas las formas humanitarias posibles y que no desdeña tareas por peligrosas que sean. El último caso es el envío (elección de los propios galenos) de médicos especializados a las áreas afectadas por el brote epidémico del virus Ébola, donde incluso uno de los compañeros contrajo la enfermedad, sin que eso haya doblegado la decisión de los cubanos de ayudar en África. ¿Quieren mayor ejemplo de respeto a los derechos humanos de las personas a vivir y sobrevivir?

Mientras que en Estados Unidos, potencia autodenominada “defensora mundial de los Derechos Humanos”, éstos se violan constantemente –el caso del afronorteamericano Michael Brown, baleado por un policía blanco cuando estaba desarmado, policía que, a pesar de las protestas internas y externas, fue exonerado de culpas y cargos porque aquel era solo un joven negro marginal y sin derechos- en Cuba la policía se dedica a proteger a los ciudadanos con altura, conciencia y amabilidad, de lo que pueden dar fe todos los que han visitado a Cuba o viven en Cuba sin querer delinquir o atentar contra los “derechos humanos” de las personas honestas.

Por más que leo y releo la Carta Universal de los derechos Humanos, no encuentro un artículo que no se respete en Cuba, con los matices de una sociedad socialista, cuyo principal objetivo es la protección de sus ciudadanos y su sistema de vida, elegido libremente por la inmensa mayoría del pueblo. Es más, cuando vemos las acciones de las potencias imperiales e imperialistas del capitalismo actuar en contra de las llamadas “periferias”, antes colonias y hoy neocolonias o sometidas bajo las botas de los militares y de los organismos financieros internacionales, entonces llego a pensar que quienes le reclaman a Cuba respetar los Derechos Humanos, son quienes menos los cumplen. ¿El criminal bloqueo económico y comercial a la isla caribeña no es una violación a los derechos Humanos Universales?  Así, revisando dicha Carta, Estados Unidos con su bloqueo viola varios artículos, entre ellos el 3, 18, 19, 22, 25 y 30.

Además, cuando el imperio norteamericano invade otros territorios con su “guerra preventiva”, cuando desestabiliza países con su táctica del “golpe suave”, cuando impone sanciones arbitrarias a terceros países, viola estos y todos los artículos de la Carta de Derechos Humanos.

Continúa el bloqueo. Continúa la condena.

bloqueo-cuba-onu23 años seguidos pidiendo el fin del bloqueo genocida a Cuba. Así está el mundo, que en medio de problemas tan globales como la crisis económica y el peligro del virus de Ébola tiene tiempo para condenar una vez más la injusta, agresiva y geróntica medida impuesta por Estados Unidos a Cuba. La votación fue igual a la del año pasado: 188 a favor del levantamiento, tres que no supieron decidirse, debatiéndose entre la conciencia de la ilegalidad del bloqueo y el miedo a perder los “beneficios” de una “buena relación” con el poderoso Norte; y dos consuetudinarios violadores de los derechos humanos de los demás que insisten en mantener las acciones genocidas contra la pequeña isla, culpable de oponerse a los designios del imperio.

En el foro internacional se imponen cada vez más las razones humanitarias y los propios intereses mundiales de integración y libre comercio con quien cada uno quiera. Dentro de los Estados Unidos -creadores y mantenedores de una legislación que pretende aislar al Gobierno cubano del resto del mundo, a través de imposiciones, multas, negaciones de permiso para ingresar a territorio norteamericano, congelamiento de fondos y otras variantes del acoso extraterritorial, violando la soberanía del resto del mundo- crecen las voces que piden al gobierno asentado en Washington cambiar la postura hacia el país revolucionario situado a solo 90 millas náuticas de sus costas: inversionistas, comerciantes, políticos y hasta el influyente diario “The New York Times” se han sumado a ese coro de voces desoídas, hasta ahora, por aquellos que manejan la política imperial. Eso ya es un hecho. Ahora, ¿qué pasará dentro de los propios Estados Unidos y qué hará la ONU al respecto?

La historia de estos 23 años dice que nada. La ONU es un aparato inservible que solo toma decisiones cuando son impulsadas u obligadas por el poder económico y militar que maneja EE.UU cuando se trata de atacar y desestabilizar a países que producen petróleo y otros recursos importantes lejos de sus fronteras. En USA deberá crecer la presión de los sectores que saben perdido un buen mercado cerca de casa para sus inversiones y comercio de productos y servicios en ambos sentidos, junto a un debilitamiento ya visible de aquellos políticos retrógrados de origen cubano que cada vez pierden importancia en la decisión de voto de los residentes floridanos, condiciones para que el Gobierno yanqui valore la posibilidad de terminar con un genocidio lento, de varias décadas, que ha incidido en la calidad de vida de los cubanos dentro de la isla, pero que en nada ha influido en la desestabilización y la siempre esperada caída del gobierno cubano, objetivo principal de las medidas unilaterales extraterritoriales enmarcadas en la política antigua de la “fruta madura”.

Los sectores reaccionarios cubanoamericanos culpan del fracaso a un férreo control estatal dentro de Cuba, pero no quieren reconocer que el pueblo cubano ha decidido soberanamente el sistema social y económico ya desde antes de 1959, cuando se abocó a la lucha contra la tiranía y el colonialismo imperialista. Tampoco quieren dar crédito a los cambios que está experimentando su país de origen hacia una economía más abierta, con menos carga estatal y más resultados por esfuerzos propios, aunque están descartadas las privatizaciones y la entrada de grandes emporios económicos que saquearían las riquezas nacionales y echarían por tierra los grandes logros cosechados en salud, educación, ciencia e investigación que han puesto a Cuba en lugares cimeros a nivel mundial, a pesar del bloqueo.

La solidaridad mundial es importante. Los países ven claramente que también sus derechos y sus soberanías están siendo pisoteadas por los pataleos de un grupúsculo anticubano varado en el tiempo, que durante muchas décadas obligó al gobierno norteamericano a implementar e incluso endurecer las medidas de bloqueo contra Cuba, todo a cambio de los votos de la Florida.

Así están las cosas. Cuba otra vez gana la pulseada. Una vez más el mundo se pronuncia contra el genocidio. Solo queda esperar que esta resolución desemboque en acciones concretas permitiendo a los cubanos acceder al comercio y las relaciones comerciales internacionales en igualdad de condiciones, pero sin condicionamientos de ningún tipo, porque, desde cualquier punto de vista, es una cuestión de soberanía.

Ante el pedido de la OMS, Cuba anunció que enviará 165 médicos a África Occidental para ayudar en la batalla contra el virus ébola.

Tomado de EL UNIVERSAL

Viernes 12 de septiembre de 2014

Medicos cubanos en Africa Londres/Ginebra.- El número de nuevos casos de ébola en África Occidental se está incrementando más rápido de lo que las autoridades pueden manejar, dijo el viernes la Organización Mundial de la Salud(OMS), que renovó su pedido por más trabajadores sanitarios que puedan viajar a la región para prestar asistencia.

Tras anunciar que la cifra de muertos se elevó a más de 2.400 personas de los 4.784 infectados, la directora general de la OMS, Margaret Chan, dijo que el enorme alcance de la epidemia -especialmente en los tres países más afectados: Guinea, Liberia y Sierra Leona- requiere una formidable respuesta de emergencia, reseñó Reuters.

Sarah Crowe, portavoz de UNICEF, dijo que la agencia de la ONU para la infancia estaba usando formas innovadoras para frenar la epidemia, como decirle a la gente que “use cualquier medio a su alcance, como bolsas de plástico, para cubrirse si tienen que ocuparse de miembros enfermos de su familia”.

“Los centros de tratamiento de ébola están repletos y solo hay tres en el país. Las familias necesitan ayuda para buscar nuevas formas de afrontar esto, ocuparse de sus seres queridos y darles cuidado sin exponerse a la infección”, comentó por vía telefónica desde Monrovia.

Los sobrevivientes de la enfermedad, que son inmunes a la reinfección, están siendo usados para cuidar de los miles de  hijos de supuestos afectados de ébola. Unos 2.000 niños han perdido a uno o a sus dos padres solo en Liberia, señaló Crowe.

“Es surrealista, hay una sensación en todas partes de que el virus se está tomando el país entero”, afirmó Crowe. “No tenemos socios suficientes sobre el terreno. Muchos liberianos dicen que se sienten abandonados”.

Chan dijo que las promesas de equipos y dinero están llegando, pero se necesitan entre 500 y 600 expertos extranjeros y al menos 1.000 trabajadores locales sobre el terreno.

“El número de nuevos pacientes se mueve más rápido que la capacidad de atenderlos”, indicó.

Cuba enviará doctores.

Roberto Morales Ojeda, ministro de Salud Pública de Cuba, anunció que su país enviará 165 trabajadores de la salud para ayudar en la batalla, el mayor contingente de doctores y enfermeros foráneos comprometidos hasta la fecha.

La jefa de la OMS dijo que el número real de muertos es probablemente bastante superior a la última cifra de 2.400.

Las tasas de infección y muerte han sido especialmente altas entre los trabajadores sanitarios, expuestos a cientos de pacientes sumamente infecciosos que pueden contagiar a otros a través de fluidos corporales como sangre o excrementos.

La OMS advirtió que podría haber hasta 20.000 casos en la región antes de que la epidemia pueda ser controlada.

En una pequeña luz de esperanza, la OMS informó que ocho distritos que habían sufrido casos previos de ébola -cuatro en Guinea, tres en Sierra Leona y uno en Liberia- llevaban tres semanas sin reportar nuevos casos.

El avión de TV Martí se fue a bolina

Por: Omar Pérez Salomón

tomy-tv-martiEste 8 de julio el Departamento de Estado anunció que Estados Unidos finalizó oficialmente uno de los programas más ineficaces y ampliamente criticados de la última década destinados a socavar al gobierno cubano: la transmisión de la mal llamada TV Martí desde una aeronave.

En la noticia, publicada en la revista Foreing Policy, se reconoce que desde su lanzamiento el programa se vio afectado por un simple problema: cada día que el avión voló, fue bloqueada su señal de transmisión, lo que significa que menos del 1 por ciento de los cubanos podían ver los programas de televisión.

Pero en septiembre del año pasado, The Washington Post, había publicado una noticia que daba a conocer que el avión utilizado en las transmisiones de la señal de la televisión anticubana se encontraba estacionado en un campo de aviación en la zona rural de Georgia, y se pagaba a un contratista 79 500 dólares al año para su custodia.

Según este periódico, Philip Peters, un ex funcionario de dos administraciones republicanas y ahora presidente del Centro de Investigación de Cuba en Alejandría, Virginia, dijo que, “las emisiones del avión no tienen audiencia. Ellos la interfieren con eficacia desde su creación. Y en lugar de gastar el dinero en algo que beneficie al público, se ha convertido en una prueba de virilidad en el Capitolio. Este avión es el último vestigio de una experiencia extraña en la televisión a través del Estrecho de la Florida”.

tv marti se fue a bolinaFue precisamente durante la Crisis de Octubre en 1962, cuando en Washington se valoró por vez primera la posibilidad de emprender transmisiones de televisión especialmente dirigidas a Cuba, idea descartada en ese entonces por considerarse una medida extrema, muy compleja desde el punto de vista técnico y por la fragilidad de la señal ante cualquier tipo de interferencia cubana. No obstante, la idea fue retomada a partir del segundo semestre de 1985, y el 27 de marzo de 1990 comenzó la agresión televisiva al ponerse en servicio un transmisor de televisión a bordo de un aerostato cautivo a 3 000 metros de altura en uno de los cayos al sur del estado de la Florida, para cubrir parte del territorio nacional cubano. Cuando en el 2005 el huracán Dennis desapareció el globo aerostático, los directivos de TV Martí se dieron cuenta del siniestro seis semanas después.

A partir de agosto del 2004 comienza a emplearse una aeronave militar del tipo EC-130, perteneciente al Comando Solo de una Unidad de Guerra Psicológica de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, y desde agosto del 2006 a través de un bimotor Gulfstream G-1. Estos vuelos se detuvieron en mayo de 2013, tras gastar una cifra considerable de dinero de los contribuyentes norteamericanos. Tales emisiones se sufragaban con un presupuesto aprobado por el Congreso estadounidense, que cada año fiscal prevé más de 30 millones de dólares para las transmisiones contra Cuba.

Recuerdo que el despliegue de aviones para trasmisiones ilegales constituye una de las acciones más provocativas y peligrosas. Una medida como esta solo se ha tomado anteriormente durante situaciones de guerra, como Viet Nam e Irak, y significa una clara violación de la soberanía cubana.

Ahora les queda la transmisión vía satélite y por Internet; pero dada la mala calidad de los contenidos muy pocas personas acceden a ellos. Por lo pronto, el avión de TV Martí también se fue a bolina.

(Tomado de La pupila insomne)