Archivo de la etiqueta: gobierno

CONTINÚA LA ULTRADERECHA COLOMBIANA ASESINANDO LÍDERES CAMPESINOS

Departamento Del Valle del Cauca, Distrito de Buenaventura, Corregimiento Bajo Calima

Miércoles 23 de noviembre de 2016:

Los asesinatos de los líderes campesinos miembros de "Marcha Patriótica" continúan en Colombia.

Los asesinatos de los líderes campesinos miembros de “Marcha Patriótica” continúan en Colombia.

Zona urbana del corregimiento Bajo Calima, cerca de las 5:30 de la tarde, llega una lancha color Roja a la Bahía de Embarque, la cual venía ocupada por 3 hombres desconocidos por la comunidad, vestidos de negro.

El señor FRAIDAN CORTÉS, mecánico del corregimiento e integrante de la Asociación de Trabajadores Campesinos Del Valle del Cauca-ASTRACAVA, fue interceptado por los 3 hombres quienes se dirigieron con el a su casa ubicada a pocas cuadras de la Bahía, donde le propinaron en repetidas ocasiones impactos de bala y le ocasionaron la muerte de manera instantánea.

Hasta el momento se desconoce el paradero de los 3 hombres, pero se sospecha que siguen en la zona.

Señalando que:

FRAIDAN CORTÉS, líder de su comunidad en el corregimiento Bajo Calima, conocido como “el mecánico”, quien tenía un taller para reparar los motores de las lanchas, era integrante de la Asociación de Trabajadores Campesinos Del Valle del Cauca-ASTRACAVA, sin directiva Bajo Calima, de la Coordinación Campesina Del Valle del Cauca-CCVC, del Proceso de Unidad Popular del Sur Occidente Colombiano y militante del Movimiento Político y Social Marcha Patriótica en el Departamento Del Valle del Cauca.2

Este hecho se produce días después que ingresan a la zona efectivos del ejército nacional a realizar erradicación forzada de Cultivos llamados de “Uso Ilícito”.

Red de Derechos Humanos del Suroccidente Colombiano “Francisco Isaías Cifuentes”
Comisión de Derechos Humanos Movimiento Político y Social Marcha Patriótica.

El neoliberalismo atroz y subalterno de nuestros días

La Habana, 26 sep (PL) Parece que quedan pocas dudas de que en Argentina, Brasil, Paraguay y Honduras la política económica neoliberal de sus actuales gobernantes, está devolviendo al hambre y la miseria a los que fueron sacados de ellas, como diría el teólogo Leonardo Boff.

 

manifestacion-contra-enrique-pena-nieto

Manifestantes en México contra políticas de Enrique Peña Nieto.

Las calles ya empiezan a vibrar, particularmente en Argentina y Brasil, donde la gente sale en manifestaciones cada vez más multitudinarias para protestar contra las medidas neoliberales de los presidentes Mauricio Macri y Michel Temer.

No hace falta que pase más tiempo para constatar la apremiante necesidad de cortar el paso a la distopía y levantar un nuevo muro sobre los cimientos de aquella utopía forjada por Hugo Chávez, Néstor Kirchner y Lula, seguida y mantenida por Rafael Correa y Evo Morales.

Lo importante está en tomar en cuenta los errores cometidos para no caer de nuevo en ellos y comprender que la conciliación de clases es un espejismo creado por el capitalismo neoliberal en esta fase de exagerada concentración de la riqueza. La realidad cruda es que la lucha entre ellas es permanente aun cuando la burguesía se proletarice o el proletariado se aburguese.

Ascensos al poder como los de Macri y Temer jamás deben ser considerados el fin de la historia, sino acicate para continuarla, buscar la unidad y corregir el tiro pues las fuerzas progresistas tienen muy poco margen para los fracasos. La batalla planteada por la derecha es de vida o muerte, como se ha visto en Brasil con el golpe parlamentario a Dilma y la cacería a Lula, y así hay que asumirla.

Donde la derecha gobierna reinstala un neoliberalismo salvaje y agresivo para intentar demostrar que su círculo cero no quedó desbalanceado por los gobiernos progresistas y tienen incluso más fuerza que antes, lo cual es una falacia, pues aunque parezca contraproducente, el retorno neoliberal en esas condiciones es una muestra de debilidad.

A pesar de todo, la izquierda no está derrotada ni replegada como se demuestra en Venezuela, donde la derecha no ha logrado imponer la violencia y el chavismo se recupera en medio de una enconada lucha de clases y un proceso ideológico para rescatar la originalidad y la fuerza de su cultura y de su historia.

Los Macri, o los Temer, y algunos más, han dado a luz un sistema de antihéroes, probablemente el más cabal de nuestra época, y ese es un eje central de la crisis del espíritu que se vive en especial en Brasil y Argentina.

Un sistema antihéroe con una brújula moral de falsos valores emocionales opuestos a aquellos reconocidos por la sociedad, y sus cabecillas viven como tuercas locas sin importarles ni el orden ni el caos que generan, haciendo lo que en cada momento piensan según sus reglas y ambiciones, como monarcas de una sociedad contaminada por sí mismos, en la que la dignidad humana es una categoría de quinta para ellos.

Los antihéroes tienen un grave problema, y es que a lo largo de sus vidas no logran entender que carecen de esencia, que son como un saco vacío, estrujado, sin forma ni contenido, porque no son héroes, ni pensadores, no tienen existencia histórica, y en el flujo y reflujo de ese agotador trabajo de ser visibles, hacen barbaridades porque para ellos todo se vale, y sin aparente cargo de conciencia.

Sus propias reglas éticas las rompen cuando les viene en ganas y se abalanzan a una vida vulgar, genérica, mediocre ante lances difíciles como las evidencias de corrupción con los papeles de Panamá o Bahamas, o escándalos como Lava Jato que los involucra.

Aún con ese lastre tan negativo armaron bochornosos montajes como el juicio parlamentario a Dilma Rousseff o la campaña de descrédito y amenazas a Cristina Fernández, o lo que hacen ahora en Ecuador contra Rafael Correa, en Bolivia contra Evo o en El Salvador a los líderes del Frente Farabundo Martí.

Esa crisis del espíritu no es general, sino atinente únicamente a la autocracia de pacotilla que reina como aquellos saurios que no saben andar sin hacer bulla.

Estos señores, con su apetencia de grandeza y su incultura, buscan destruir la utopía y construir una distopía para erigir sobre los escombros de los sueños de la gente un monumento a la petulancia, la malversación y la macrocorrupción.

Mientras tratan de agrandar sus figuras con modos chabacanos, intentan enterrar el culto a próceres de la Independencia -como Henry Ramos Allup en Venezuela con Bolívar y Chávez- cada vez más alejados de las generaciones contemporáneas, y más invisibles a los jóvenes que tratan de deformar en las escuelas con nuevos y engañosos curriculum, y en las calles con una cultura de hojalata y consumista al servicio de un neoliberalismo atroz, devastador y subalterno.

Vigencia del bloqueo contra Cuba

Cuando el 17 de diciembre de 2014, Estados Unidos y Cuba anunciaron el restablecimiento de las relaciones diplomáticas podría parecer que la guerra económica contra Cuba iba llegando al final, pero no ha sido así.

El 17 de diciembre del 2014, el General de Ejército Raúl Castro Ruz y el presidente Barack Obama anunciaron al mundo la decisión de restablecer las relaciones diplomáticas entre los gobiernos de Cuba y Estados Unidos, quedando abiertas las puertas para futuras negociaciones en beneficio de ambas naciones. A partir de este momento histórico podría parecer que la guerra económica contra Cuba iba llegando al final, pero no ha sido así. El bloqueo, incluyendo las regulaciones de la Oficina para el Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro, han continuado poniéndose en práctica.

El 11 de febrero del 2015 la subsidiaria del Banco Santander, en México, rechazó efectuar una pequeña transacción de 68 290 euros emitida por el Banco Central de Cuba, no para adquirir algún producto o materia prima, no para comerciar, sino para que Cuba pagara la membresía al Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos.

El 12 de marzo el banco alemán Com­mer­z­bank fue multado por la OFAC con 1 710 millones de dólares, entre otras razones, por mantener relaciones económicas con Cuba.

El 25 de marzo la OFAC impuso una multa de 7 658 300 dólares a la compañía estadounidensePayPal por realizar transacciones que involucraban bienes supuestamente de origen cubano o de interés nacional cubano.

De acuerdo con un informe del Ministerio de Cultura, entre abril del 2014 y marzo del 2015, el bloqueo produjo una afectación de más de 24 millones de dólares a la cultura cubana, principalmente a los sectores de la enseñanza artística y la música. En el primer caso las consecuencias se reflejan en la calidad del aprendizaje y en la creatividad de los estudiantes, al limitarse la adquisición de elementos básicos de la base material de estudios como instrumentos musicales, accesorios pa­ra las artes plásticas, zapatillas, y vestuarios propios del ballet y la danza. En el segundo caso las afectaciones están relacionadas con las presentaciones en vivo de los artistas cubanos en territorio estadounidense, con las ba­rreras existentes en la comercialización discográfica, y con los ingresos por derecho de autor.

Según dio a conocer el Ministerio de Edu­cación, durante el mismo periodo, en el sector educativo el bloqueo había causado pérdidas por casi dos millones de dólares. Las sanciones impuestas por el Gobierno de Estados Unidos a los países que negociaban con Cuba, habían provocado que compañías extranjeras se abstuvieran de exportar artículos necesarios para el proceso enseñanza-aprendizaje, lo que obligó a las autoridades cubanas a adquirirlos en China, un mercado muy lejano que eleva los gastos por concepto del pago de fletes. La retribución a los profesores que cumplen misión en otras naciones también se ve afectada, por la prohibición de emplear el dólar estadounidense en transacciones bancarias.

El 1ro. de junio la compañía estadounidense SIGMA Aldrich, líder mundial en la producción química y bioquímica, se negó a suministrar a la empresa cubana Quimimpex productos químicos indispensables para el desarrollo de la industria. Alegó que no podía proporcionar productos, servicios ni información técnica, porque Cuba era un país sometido a las leyes del bloqueo.

Al día siguiente, la empresa estadounidense Columbiana Boyler Company, especializada en la fabricación de contenedores presurizados, se negó a suministrar a la em­presa cubana Quimimpex los cilindros ne­ce­sarios para envasar el cloro que se emplea en la potabilización del agua del sistema de acueductos, indicando que el Departamento de Comercio no había dado la autorización co­rres­pon­diente para hacer la negociación.

El 20 de julio los gobiernos de Cuba y Estados Unidos restablecieron las relaciones diplomáticas, y sus respectivas secciones de intereses fueron convertidas en embajadas. Las autoridades cubanas reiteraron que para normalizar por completo los nexos, Wa­shing­ton debía levantar el bloqueo, devolver el territorio ocupado ilegalmente por la base naval en la bahía de Guantánamo, cesar las transmisiones radiales y televisivas ilegales ha­cia la Isla, y suspender las acciones que pretenden subvertir el orden interno.

El 27 de octubre del 2015 se registraron 191 votos a favor de la Resolución contra el bloqueo presentada por la delegación de Cuba en la Asamblea General de la ONU, con solo dos votos en contra (Estados Unidos e Israel) y esta vez sin ninguna abstención, lo que constituye una demoledora manifestación de re­chazo de la comunidad internacional al Go­bierno de Estados Unidos por vigésimo cuarta ocasión consecutiva desde 1992. Un proceso que parece no influir en los funcionarios en­cargados de tomar decisiones al respecto, porque las medidas de implementación del bloqueo continuaron.

En noviembre del 2015, cuatro meses después del restablecimiento de relaciones diplomáticas, la OFAC impuso al banco francés Cré­dit Agricole una multa de 1 116 millones 893 585 dólares, por procesar 173 transferencias elec­trónicas, vinculadas a propiedades de interés para el Gobierno cubano o sus nacionales, hacia o a través de instituciones financieras localizadas en territorio estadounidense.

El 20 de enero del 2016 la compañía de diseño norteamericana WATG Holdings Inc. fue multada con 140 400 dólares por transgredir el régimen de sanciones unilaterales contra Cu­ba, debido a que entre octubre del 2009 y ma­yo del 2010 la subsidiaria de la WATG en el Rei­no Unido, Wimberly Allison Tong and Goo, había trabajado para una empresa qatarí en el diseño y arquitectura de un proyecto de hotel en Cuba, por el que recibió tres pagos que ascendieron a 356 714 dólares.

En febrero la compañía francesa CGG Ser­vice S.A., fue multada por la OFAC con 614 250 dólares, porque durante los años 2010 y 2011 proveyó de servicios, piezas de repuesto y equi­pamiento de origen estadounidense pa­ra la exploración de gas y petróleo, a em­bar­ca­ciones que operaban en aguas territoriales cubanas. Además la OFAC señaló que la subsidiaria venezolana de la sucursal de CGG Services realizó cinco transacciones relacionadas con el procesamiento de información para investigaciones sísmicas conducidas por una entidad cubana en la Zona Económica Ex­clu­siva de Cuba, lo que según el texto emitido por la OFAC ocasionó un daño significativo a los objetivos del programa de sanciones al proveer un beneficio económico sustancial a Cuba.

A finales de febrero el Departamento del Tesoro de Estados Unidos impuso una multa a la compañía estadounidense Halliburton por violar las regulaciones del bloqueo a Cuba, cuyo monto ascendió a 304 706 dólares. De acuerdo con el reporte de la OFAC, entre febrero y abril del 2011 esta compañía y sus subsidiarias en Islas Caimán habían exportado bie­nes y servicios por valor de un millón 189 752 dólares, con el objetivo de apoyar la exploración de petróleo y gas, y las actividades de perforación en el Bloque Sur Costa Adentro, en la provincia angolana de Cabinda. Según la OFAC la compañía cubana Cuba Petróleo (Cupet) poseía intereses en el consorcio de producción de gas y petróleo que trabajaba en ese territorio del norte angolano.

Las medidas financieras contra Cuba des­de inicios del 2015 hasta febrero del 2016 fueron continuidad de las aplicadas por la administración Obama desde su primer mandato, lo que reafirma la persistencia de la aplicación del bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba, a pesar del nuevo contexto bilateral iniciado a partir de los anuncios del 17 de diciembre del 2014 y de la apertura de em­bajadas en ambas capitales en el verano del 2015.

En ese breve periodo el Gobierno estadounidense multó a ocho entidades de diferentes países por un valor acumulado de 2 836 millones 681 581 dólares. Hasta la fecha señalada anteriormente sumaban 49 las multas im­puestas durante el gobierno de Obama por vio­laciones de los regímenes de sanciones con­tra Cuba y otros países. Según el sitio Cu­baMinrex/Cubavsbloqueo, en ese instante el valor acumulado de penalidades ascendía a 14 397 millones 416 827 dólares.

El 15 de marzo del 2016 los departamentos del Tesoro y Comercio anunciaron nuevas medidas para modificar la aplicación de algunos aspectos del bloqueo en los sectores de viajes, servicios financieros y comercio. A partir de este momento los estadounidenses podrían visitar Cuba dentro de la categoría de «viajes educacionales pueblo a pueblo» de manera individual, porque hasta esa fecha solo habían podido hacerlo de forma colectiva, lo que hacía los viajes más caros y engorrosos. Sin embargo, se ha mantenido en vigor la prohibición de hacer turismo, establecida en la ley estadounidense. Cuba es la única nación que los ciudadanos de ese país no pueden visitar con fines turísticos.

Otras medidas anunciadas consistieron en que los estadounidenses podrían comprar productos cubanos, incluidos ron y tabaco, durante su estancia en terceros países, algo que también les estaba prohibido; que los cubanos que trabajaran en Estados Unidos y contaran con la visa habilitada para tales efectos podrían obtener un salario o compensación, y que las empresas norteamericanas podrían «contratar a ciudadanos cu­banos bajo ciertas condiciones», aunque no se especificaron cuáles serían esas «condiciones».

Como parte de estas «nuevas medidas» se autorizaría el uso del dólar estadounidense en las transacciones financieras internacionales cubanas con terceros países y las transacciones autorizadas entre Cuba y Estados Uni­dos. Hasta el momento, en la práctica esta «nueva medida» no ha podido implementarse debido al creciente rechazo de los bancos extranjeros a operar con Cuba por ser un país bajo sanciones de Estados Unidos. Como resultado, Cuba no ha podido realizar pagos ni depósitos en esta moneda.

Posteriormente la Banca Nacional del La­voro, de Italia, no acreditó las ventas de la oficina de Cubana de Aviación correspondientes a enero y febrero del 2016, ascendentes a 144 946 y 130 179 euros respectivamente. La re­presentación de la aerolínea notificó al banco, quien respondió que su cliente era la Aso­cia­ción de Transporte Aéreo Inter­na­cio­nal (IATA) por lo que no los atenderían directamente. Una situación similar se había producido con las ventas de septiembre, octubre y noviembre del 2015, provocando falta de liquidez para operar. Después se conoció por la oficina de la IATA en Madrid, que todavía el banco se estaba negando a efectuar transacciones con Cuba por cuestiones relacionadas con el bloqueo.

El informe de Cuba en ocasión de la votación correspondiente a este año 2016 —que se realizará el 26 de octubre— dado a conocer en la conferencia de prensa del pasado 9 de septiembre por el canciller cubano Bruno Ro­drí­guez Parrilla, expresa que en casi seis décadas los daños acumulados por el bloqueo de Es­tados Unidos contra Cuba ascienden a 753 688 millones de dólares, calculados al valor del oro, tomando en cuenta su depreciación. Es­to equivaldría, a precios corrientes, a no me­nos de 125 873 millones de dólares.

El presidente estadounidense renovó el pasado martes 13 de septiembre la vigencia de la Ley de Comercio con el Enemigo de 1917, uno de los pilares en que se asienta el bloqueo económico, comercial y financiero establecido oficialmente en febrero de 1962.

La actuación del Gobierno de Estados Uni­dos confirma que aun cuando ha dado pasos positivos en la modificación de la implementación de algunos elementos del bloqueo, quedan muchas restricciones vigentes que impiden concretar muchas de las medidas que posibiliten avanzar hacia la normalización de las relaciones económico-comerciales entre ambos países.

* Investigador del Centro de Investigaciones Históricas de la Seguridad del Estado.

** Colaborador del Centro de Investigaciones Históricas de la Seguridad del Estado

¿Retroceso o pausa?

Por: Vicente Manuel Prieto Rodríguez

movimientos-socialesLos poderes imperiales y sus acólitos de la derecha latinoamericana están saltando de una pata. “Ganó” Mauricio Macri las presidenciales argentinas y, tal como corresponde, Scioli aceptó el resultado democráticamente.

Apenas 3 puntos porcentuales decretaron la subida de Macri a la Presidencia de la República, afianzando lo que algunos analistas han llamado “fin del ciclo progresista en América Latina” dada la tendencia al retroceso observado en cuanto a la mantención de la “izquierda” en el poder en varios países latinoamericanos, como ya sucedió en Honduras y Paraguay con sendos “golpes de Estado institucionales”, la llegada de Piñera al Palacio de la Moneda en Chile, retomado por Bachelet en 2014, pero con cero proyección progresista; la discontinuidad en Uruguay; la constante agresión imperialista en Venezuela que no le permite estabilidad; el estigma de corrupción institucional marcando a Brasil y el ascenso de las oposiciones en el control de municipalidades y regiones importantes de Ecuador y Bolivia, apuntan a avizorar un futuro nefasto para los movimientos sociales de nuestro hemisferio.

Sin embargo, es muy temprano para cantar una victoria definitiva del neoliberalismo.

Estamos en presencia de un punto de inflexión necesario donde los descontentos populares por incumplimientos de las agendas de campaña – algo muy propio de los partidos tradicionales – pasan la factura y niegan la continuidad de algo que no fue. Comienza un período de reorganización de fuerzas, una segunda toma de aire que se verá alimentada por el propio performance de los gobiernos pro-neoliberales nuevamente ascendidos, porque los pueblos no aceptarán perder logros que les ha costado muchas luchas, mucho tiempo y mucha sangre. También es un buen momento para que las administraciones populares que se mantienen estables, como Ecuador y Bolivia, revisen los puntos débiles y corrijan el rumbo a tiempo, antes de que el imperialismo culmine su obra a través de sus millonarias inversiones en desestabilización.

Si miramos el panorama que afecta a la mayoría de los gobiernos progresistas en cuanto a la percepción popular, encontramos factores similares en todos: infiltración de elementos de la derecha como tecnócratas “capacitados” para las tareas ejecutivas; pretensión de algunos sectores “revolucionarios” de que es necesario convivir con el capitalismo para superarlo, lo cual genera dudas en las bases sociales, no obstante las buenas intenciones; insuficientes políticas públicas de corto y mediano plazos con verdaderos resultados en educación, salud y servicios básicos, entre otros reclamos populares. Bolivia, por ejemplo, tiene un interesante plan estratégico de desarrollo, denominado “Agenda Patriótica 2025” que contempla desde la reducción de la pobreza extrema a cero, hasta una importante reivindicación histórica como es la recuperación del acceso soberano al mar, pasando por planes de desarrollo económico y social, sin embargo, la notable incapacidad comunicacional del Estado hace que esta proyección sea poco menos que desconocida y la ofensiva mediática contrarrevolucionaria ocupa prácticamente todo el espacio de difusión masiva.

La lentitud en la aplicación de cambios trascendentales, el enquistamiento de elementos de la oligarquía tradicional en espacios de poder y las constantes altas y bajas en la marcha del proceso, son algunos de los peligros latentes en las “revoluciones democráticas”, que se deben asumir por las masas ubicadas a la izquierda y trabajar en la prevención de un probable freno total, a través de la constante preparación ideológica de las bases sociales, asignatura pendiente en varios de los gobiernos populares de América Latina.

Elecciones legislativas en Venezuela: la continuidad de la Revolución sobre la mesa.

Por: Vicente Manuel Prieto Rodríguez 

ppeleccionesvenezuela051012Entre reconocimientos y descalificaciones, apoyos e intentos de injerencia, se acercan las elecciones legislativas en la República Bolivariana de Venezuela, a celebrarse el próximo 6 de diciembre.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) se esfuerza por transparentar cada vez más los procesos eleccionarios a través de auditorías que no se circunscriben solo al día de las votaciones, sino que implican la revisión del padrón electoral y las reglamentaciones de los comicios, reforzando un sistema que ha sido reconocido por la mayoría de los países del área e incluso por representantes de las democracias europeas como el más completo y transparente conocido en Latinoamérica, tanto así que ya están en Venezuela parlamentarios del Viejo Continente para obtener experiencias de este proceso.

Por su parte, UNASUR, como única entidad internacional autorizada para acompañar los comicios, pretende que ambas partes, oficialismo y oposición, rubriquen un documento que les comprometería a aceptar los resultados de la consulta, sean cuales fueren. Y aquí entra a jugar su papel la reacción venezolana junto a algunos organismos de carácter internacional, como la OEA, quienes cuestionan la legalidad y transparencia del próximo ejercicio democrático y se declaran “escépticos” con las futuras decisiones populares. Las críticas se refieren a una supuesta “violación del derecho” de los venezolanos, porque habría candidatos de oposición inhabilitados por estar procesados judicialmente o cumpliendo condenas carcelarias.

Tras ese reparo se esconden dos importantes conclusiones que la derecha reaccionaria venezolana e internacional no quieren reconocer: por un lado, la falta de liderazgo político opositor, teniendo en cuenta que los inhabilitados son políticos de vieja y nueva data relacionados de forma comprobada con la delincuencia común, por lo cual carecen de consistencia moral para representar al pueblo, ni siquiera a determinados sectores empresariales y clases medias que no apoyan al gobierno bolivariano; en la otra arista se encuentra el papel incuestionablemente injerencista de la Organización de Estados Americanos, que se ve disminuida y apartada poco a poco de las decisiones regionales a causa de la presencia de instituciones más creíbles e imparciales como la UNASUR, CELAC y el ALBA. Queda claro que Venezuela no aceptará la intromisión foránea en sus asuntos internos.

El próximo 6 de diciembre la República Bolivariana enfrentará un proceso eleccionario más, que definirá la continuidad de una Revolución a la cual no han podido derrocar ni las guarimbas, ni los intentos de golpe de Estado, ni los desabastecimientos especulativos, ni siquiera la endeble situación de la economía mundial.

La separata del Caso Terrorismo: una lectura obligada aunque no obligatoria.

213100_1_06En el mundo mediático boliviano existen ciertos especímenes a quienes la responsabilidad social del periodista y su misión de ser canales y no protagonistas de la información les queda grande por su incompetencia y mutan hacia seres operadores políticos de la oposición, derramando por doquier su venenosa bilis. Este es el caso de un tal Emilio Martínez, quien en el medio opositor de internet ejutv ha publicado un articulucho donde compara la gestión gubernamental actual con lo que se cuenta en un libro llamado “1984”. Este libro fue realizado por George Orwell, seudónimo utilizado por el autor inglés Eric Blair, supuesto socialista quien fuera miembro de la policía imperial británica en la Birmania ocupada allá por los años 30 del siglo XX y que se dedicó sobre todo a criticar el socialismo soviético, de lo cual se deduce que pudo ser un agente del gobierno imperialista inglés, curiosamente el mismo que le arrebató las Malvinas a Argentina. El caso es que, con total desprecio y una visible traza de mala intención, este trabajador de los medios opositores hace uso de su libertad de expresión para cuestionar que el Ministerio de Comunicación haya publicado una separata y un documental donde se cuentan las verdades acerca del caso separatista de 2008, en el cual se encuentran implicados terroristas extranjeros bajo el financiamiento de las oligarquías cruceñas, incluyendo al gobernador de Santa Cruz. Hace mucho ruido (gritería) porque la Ministra de Comunicación, Marianela Paco, afirmó que la separata debería ser de lectura obligatoria. Y claro que eso no le conviene a los desinformadores consuetudinarios de ejutv y fauna adscripta, pues entonces todo el mundo conocería la verdad. ¿Por qué no se manifestó este obrero de la prensa de oposición en contra de publicar la separata que salió en otro medio de prensa escrito, mucho antes de la cuestionada, donde se acusaba a Raúl García Linera de haber traído a los mercenarios y al gobierno de haber “montado” el golpe? ¿Por qué no investiga de dónde salieron los fondos para pagar aquella? Ahí se ve la práctica de doble moral de los personajes opositores y sus lacayos, cuando arremeten contra todo lo que huela a gobierno indígena, porque siguen siendo racistas y porque odian la causa del pueblo. Y para terminar, quiero aclararle a quienes me lean que “1984”, aunque se escribió para criticar el “sistema totalitario” soviético, ha terminado siendo referencia para las prácticas de espionaje imperialistas y la forma de dirigir la sociedad en sistemas “democráticos” como el de los Estados Unidos, Reino Unido y España, busquen ese libro, léanlo y saquen sus propias conclusiones, no permitan que algien que leyó la reseña en internet les cuente lo del tío. Por si acaso, Orwell es el autor de frases emblemáticas como: “En una época de engaño, decir la verdad es un acto revolucionario” y la que deberían conocer y aplicar estos dizque periodistas opositores: “Periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques, todo lo demás es relaciones públicas”.

No están todos los que son, ni son todos los que están.

palacio quemadoLas puertas de una casa se cierran y se abren las de un edificio. Así veo yo el resultado de los comicios por la presidencia de Bolivia, recientemente concluidos. Se acabó una etapa y comienza otra. Hay muchos logros de la gestión gubernamental que termina, los cuales hicieron que la repostulación terminara con victoria. Logros en los campos de la macroeconomía, con sus resultados directos en el beneficio popular. Una serie de importantes obras, megainversiones y eventos que ubicaron a Bolivia en el centro del mundo. Hablar de todo eso ya sería redundante y lo que falta es mirar hacia el futuro.

Evo Morales lo declaró en el discurso después de conocerse preliminarmente el triunfo: será una gestión antimperialista, anticapitalista y anticolonialista. Ello hace pensar que el nuevo período estará marcado por la defensa de las nacionalizaciones y los recursos naturales del país, en aras de utilizar los réditos en más obras y programas sociales a favor de la mayoría de los bolivianos y, como plantea la “Agenda Patriótica”, llegar a 2020 con una importante reducción de la pobreza que tienda a cero.

Desde mi humilde punto de vista, para lograr todo lo previsto en dicha Agenda y el programa de gobierno, es necesaria una reingeniería del aparato estatal, desde los ministerios hasta las empresas estratégicas, en cuyas estructuras pululan demasiados elementos tecnócratas de “la vieja escuela neoliberal”, quienes, por conservar el trabajo u otras razones menos loables, no acompañan el proceso de desarrollo y búsqueda del bienestar social – establecido en las políticas del “vivir bien” – y por el contrario lo frenan con pésimas ejecuciones, acondicionadas, tal vez, por la pertenencia a clases que no se resignan a ver originarios, obreros e intelectuales de izquierda en el poder.

Las necesidades son coyunturales siempre. El tiempo de depender de los tecnócratas neoliberales debe pasar a la historia. Considero que en las filas del Movimiento al Socialismo hay profesionales e intelectuales suficientemente preparados para hacerse cargo de los principales ítems de tomas de decisiones en las diferentes carteras del Estado y las empresas estratégicas. Como dijo el exministro de Gobierno, Alfredo Rada, en una reciente reunión de análisis de los resultados de la campaña electoral, podemos invitar a todos a subirse al carro, pero no darles el timón.

No pretendo cuestionar la manera en que el Presidente Evo Morales conforma su equipo, pienso que él sabe lo que hace y por qué, y, sobre todo, que está asegurando la realización de los planes de desarrollo para Bolivia y su pueblo. No obstante, no es un secreto para nadie que no todos los que tienen o tuvieron poder de decisión en varias áreas, empujaron parejo del carro. Confiar más en la militancia y en los profesionales comprometidos puede ser la clave en el afianzamiento del Proceso de Cambio boliviano.