Archivo de la etiqueta: política

¡DEJEN DE JODER!

venezuela-constituyente

Rusia llamó a la comunidad internacional a “mostrar contención” y a renunciar a los planes “destructivos” de presionar a Venezuela tras la votación para la constituyente.

Por: Vicente Manuel Prieto Rodríguez

Al carajo con la ética y el protocolo. Ya sacan de las casillas al más ecuánime mortal que pise este mundo.

¿Por qué demonios pretenden una y otra vez que todo el mundo debe hacer lo que ellos digan y no lo que los pueblos quieran?

Señores de las oligarquías dueñas de la mayoría de los medios de producción: ¡El resto del mundo, que no detenta esas grandes propiedades, también tiene derechos! Léanse ustedes y apréndanse la Carta de los Derechos Humanos, no solo la utilicen nominalmente para sus intereses y luego limpiarse el c… con ella.

Estados Unidos liderando a Perú, Argentina, Colombia, México, Panamá, Costa Rica, Chile, Brasil, Canadá, Paraguay, Guatemala, España, y la Unión Europea, han manifestado que desconocerán a la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, solo porque sus clases políticas reaccionarias no quieren reconocer que más de 8 millones de venezolanos apostaron por decidir su destino sin la injerencia de las potencias extranjeras, contra los 7 millones que prefieren rifar la Patria a los intereses espurios de los capitales.

¿Qué democracia piden instaurar en Venezuela las oligarquías propias y extrañas, si no son capaces de aceptar que una mayoría del pueblo, democráticamente en las urnas, haya elegido construir su sociedad libre y soberanamente?

Este desconocimiento hecho público sin sonrojarse, marca la más descarada intromisión en asuntos que no les competen, toda vez que no ponen en peligro ni la seguridad, ni la estabilidad económica o social de aquellos países que se manifiestan en contra de la elección venezolana. Y si se atrevieran a alegar esto, deberían, por respeto a la opinión pública, declarar cómo podrían verse amenazados realmente.

Uno de los elementos más irritantes es comprobar que los personeros que deciden poner a sus países – sin consultar a sus pueblos – en contra de las decisiones ajenas, es que en sus propios territorios existen innumerables problemas sin resolver y sus sistemas “democráticos” no son capaces de dar soluciones válidas para el bienestar de los habitantes-electores.

Veamos grosso modo cada país a través de uno solo de los problemas irresueltos que les aqueja y nadie de la comunidad internacional les plantea obligaciones de acción:

  • Perú: El gobierno de Pedro Pablo Kuczynski, apenas a un año de gestión ya se encuentra en una grave crisis política y económica. Como muestra de ello, el sensible sector educativo lleva más de 50 días en huelga, demandando un incremento de presupuesto para la educación, la derogación de leyes contra la estabilidad laboral y el aumento de los salarios. ¿Algún país le ha pedido al Gobierno peruano que lo resuelva satisfactoriamente bajo amenazas de sanciones? No.
  • Argentina: único país de la región donde se registró un deterioro del salario mínimo en dólares en el último año y medio. Según un estudio académico, en este país se detectó un desplome del 11% entre diciembre de 2017 y julio de 2017. ¿Es poco problema? La justicia en el país del sur está más que cuestionada por los recurrentes casos de corrupción. ¿Todavía no es suficiente? El sistema de Salud Pública argentino está ampliamente fragmentado, solo los que poseen coberturas médicas de millonarios se garantizan un buen servicio; entre febrero y julio las tarifas subieron un 6%, luego se incrementaron un 5% en agosto y el Gobierno autorizó dos nuevos ajustes para septiembre y octubre. La cuota tuvo un aumento anual del 29,4%. ¿Algún país le ha exigido a Argentina que mejore esos índices y percepciones en favor de su pueblo, y les ha amenazado con sancionar a Macri y congelarle sus cuentas? No.
  • Colombia: La opinión pública interna clama por una reforma urgente que acabe con la manifiesta corrupción de la justicia, en manos del gobierno de turno y adecuada a sus intereses. La educación, según reconocen las mismas instituciones, marcha a la cola en América Latina, por lo costosa y la baja calidad integral. ¿Ha escuchado o leído que la comunidad internacional le conmine a Colombia resolver estos problemas o sancionarán a su gobierno? No.
  • México: El gobierno de Peña Nieto, genuflexo a los intereses norteamericanos, tiene un bajísimo nivel de aceptación de su pueblo. No acaban de aclarar y sancionar el caso del asesinato de 43 estudiantes normalistas en Ayotzinapa. El narcotráfico y el crimen organizado se han adueñado de las ciudades mexicanas, generando incontable cantidad de muertes y “daños colaterales”. ¿Qué país le ha planteado al Gobierno mexicano la urgencia de eliminar estos flagelos con la amenaza de congelarles sus finanzas y quitarles sus propiedades? Ninguno.
  • Panamá: Se demostró que este país opera como “paraíso fiscal” en el lavado de dinero y evasión de impuestos a nivel internacional. Existe allí un fenómeno de explotación de personas que el Gobierno hace como que no ve. Los trabajadores del Canal piden aumento salarial ante la carestía de la vida. ¿Los otros países exigen que Panamá mejore la condición de vida de sus habitantes y obliga al gobierno a que lo haga? No.
  • Costa Rica: la falta de liquidez pone en peligro los servicios públicos y el pago de la deuda externa, por lo cual el gobierno anunció políticas de austeridad y subidas de impuestos para revertir la situación, todo esto a causa de malos manejos económicos que ahora pagarán los pobladores, sobre todo, los de bolsillo más débil. ¿Se han escuchado voces internacionales clamar a través de CNN por imponer medidas contra ese gobierno para que salga de la crisis sin afectar al pueblo? Seguramente que no.
  • Chile: Los líos por la Educación no acaban, el Gobierno aprueba la privatización como si el aprendizaje no fuera un derecho humano y los educadores y alumnos se mantienen protestando, recientemente profesores de todo Chile se movilizaron en rechazo al proyecto de Nueva Educación Pública, advirtiendo que la iniciativa podría crear una nueva deuda histórica y hay todo un sector de educadores en paro desde hace más de dos meses porque no les pagan sus salarios. ¿Quién se ha pronunciado porque se resuelva esta situación amenazando al Gobierno de Bachelet con sancionarlo? Nadie.
  • Brasil: El gobierno de este país está sumido en una grave crisis de credibilidad y corrupción, la pobreza es un problema radical que no se acaba de resolver y que genera altísimos índices de violencia y criminalidad. Mencione cuántos países han previsto sancionar a Brasil porque no se solucionan tantos y tan graves problemas internos. No hay ninguno.
  • Paraguay: El 40 % de la población infantil de ese país vive en situación de pobreza y no tiene acceso a niveles mínimos de nutrición, educación, recreación, salud y vivienda. ¿Las Organizaciones internacionales y los medios de prensa se han preocupado por esta desastrosa situación, pidiendo que Estados Unidos intervenga en Paraguay con sanciones y militares para “salvar” a esos niños de la pobreza? No.
  • Guatemala: El problema de la seguridad ciudadana es insostenible para el gobierno, que no ha podido lidiar exitosamente con el crimen organizado por las pandillas denominadas “maras” que ocasionan el terror en la población guatemalteca. Aparte de tímidas declaraciones de apoyo de Trump hacia el gobierno de esa nación centroamericana, ¿se le obliga a aquel gobierno a eliminar a cualquier costo la amenaza de las pandillas? No.
  • Canadá: Tiene en la actualidad un gran lío con la cuestión de las viviendas. La cantidad de personas sin hogar es alarmante para un país que se precia de tener una sociedad eficiente; el Estado eroga una gran cantidad de dinero para ayudar a esas personas, sin embargo, el problema no disminuye y nadie sabe en realidad dónde se utiliza tanto recurso. ¿La ONU, la OEA y otros organismos se han manifestado preocupados por tal fenómeno y pretenden obligar a Canadá a revertir la situación bajo amenazas? No, hasta donde se sabe.
  • España: Este país es un rosario de conflictos sociales, económicos, políticos; los indignados no dejan de indignarse, los salarios rozan el suelo, las disputas territoriales generan ámbitos de violencia que se esconden a la opinión pública. Sin embargo… ¿Qué dice la comunidad internacional acerca de obligar a España a mejorar la calidad de vida en ese viejo país “civilizado”? Nada, no dice nada.
  • La Unión Europea: la gran cantidad de problemas que atraviesa ese bloque regional es reconocido por casi todo el mundo, problemas que han desembocado en la deserción del Reino Unido agravando la inestable unidad entre tantos países distintos desde lo cultural. ¿Dónde están los reclamos de los países latinoamericanos para que la “Unión” se mantenga unida y beneficie a sus habitantes? No los hay. Son problemas que los europeos deben resolver por sí mismos.

Entonces, ¿por qué todos estos países se empeñan en inmiscuirse en los asuntos internos y soberanos de Venezuela, cuando tienen tantos temas pendientes en sus propios territorios?

La cuestión es más simple de lo que pudiera parecer a ojos no avezados en los tira y jala de la política internacional. Quienes se manifiestan en contra de las decisiones soberanas de algunos Estados, en este caso Venezuela, son solo representantes de la oligarquía política y económica, acólitos de los intereses imperiales del Gobierno norteamericano, que gozan de las prebendas, migajas y manoseos que les ofrece el Gigante Gringo a quienes siguen sus dictados al pie de la letra. No les preguntan a los pueblos, a sus electores, simplemente hacen uso individual de la “democracia representativa” – que no constituye una democracia real – para defender las ventajas que detentan las grandes empresas y emporios transnacionales en detrimento de la soberanía y la seguridad de las poblaciones locales nativas.

Estados Unidos grita y el coro de genuflexos le sigue. Triste papel de mercenarios del imperio que venden hasta a sus madres e hijos para obtener la aprobación del amo. Los pueblos también gritan, pero no tienen a las CNNs ni las BBCs para hacerles eco, no obstante se escucha fuerte y claro: ¡Dejen de joder!

Repercusión internacional por discurso de Canciller cubano en la ONU.

23 septiembre, 2016 / Fuente: Radio Rebelde

bruno-en-la-onu-580x314Cuba no renunciará a uno solo de sus principios”, este es un titular que en las últimas horas se reitera en varios medios internacionales de comunicación. En la prensa digital y las redes sociales tiene gran repercusión la intervención pronunciada por el Canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, durante la tercera jornada del debate de alto nivel de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas.

Los despachos de agencias noticiosas destacan la intervención del Ministro de Relaciones Exteriores en Nueva York, y su afirmación de que los cubanos “no renunciamos, ni renunciaremos a uno solo de nuestros principios revolucionarios y antiimperialistas, a la defensa de la independencia, de la justicia social y los derechos de los pueblos”.

La prensa internacional destacó que “Cuba denunció en la Asamblea General de la ONU la vigencia del bloqueo aplicado por Estados Unidos durante más de medio siglo, pese al acercamiento bilateral y la reanudación de las relaciones diplomáticas entre los dos países”.

La Agencia Venezolana de Noticias publicó que “Bruno Rodríguez Parrilla reiteró la disposición del gobierno cubano a continuar desarrollando un diálogo respetuoso con el gobierno de los Estados Unidos, sabiendo que resta un largo camino por recorrer para avanzar hacia la normalización, lo que significa construir un modelo de relaciones bilaterales totalmente nuevo en una historia común que nunca podrá ser olvidada”.

De manera especial, la AVN resaltó que Cuba “continuará respaldando al gobierno y pueblo venezolano, a la unión cívico-militar y al presidente constitucional Nicolás Maduro Moros, en la defensa de su soberanía y autodeterminación frente a la injerencia imperialista y oligárquica que trata de destruir la Revolución bolivariana y chavista para apropiarse de las riquezas petroleras y revertir las enormes conquistas sociales alcanzadas”.

La cadena multinacional Telesur trasmitió el discurso a través de su señal y su página web; al tiempo que recalcó que “Cuba no renunciará a la defensa de la independencia, la justicia social y los derechos de los pueblos ni a los compromisos de cooperación con los más necesitados”.

Por su parte, la Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina difundió un despacho bajo el título “Cuba denuncia en la ONU vigencia del bloqueo estadounidense”, a propósito del discurso pronunciado por el Jefe de la Diplomacia cubana, el cual concita repercusión en varios medios de comunicación de la región y el mundo.

Larry Silverstein, el arrendatario del edificio WTC7, consultó con aseguradoras sobre la demolición del inmueble horas antes de su caída en el 11-S

x*Greg Grisham*

Tomado de ArgosIs Internacional

14232463_1096194350468310_8923913113376599157_nEn un reportaje de la cadena estadounidense FOX es inesperadamente revelada, por las declaraciones de un oficial entrevistado, que “Silverstein había telefoneado a su compañía de seguros para ver si se autorizaría la demolición controlada del edificio”. Pocas horas después los 47 plantas del WTC7 desplomaron simétricamente en un plazo de 7 segundos en un clásico ejemplo de demolición controlada.

Es un resumen traducido del artículo escrito por Joseph Paul Watson de Prisión Planet.com del 23 de Abril, 2010.

Larry Silverstein se hizo “famoso” por decir en 2001 ante cámara “decidimos tirarlo para evitar perder más vidas” así originando la controversia “Pull It”, (Hoy nada más buscar “Pull It” en Google produce ¡millones de resultados! dedicados a esta declaración de Silverstein que hasta hoy sigue negando haberlo dicho. Pero ahora, se revela que efectivamente oficiales estaban considerando la posibilidad de dinamitar el inmueble…

¿Cómo es de esperar demoler el edificio cuando dicho proceso se lleva semanas o incluso meses para configurar correctamente, incluso sin el caos del 11-S? ¿Cómo podrían colocar correctamente explosivos en tan corto plazo dentro de un edificio en llamas que ya había sido evacuado? – ¿A menos que los explosivos ya estaban en su lugar? Esta nueva revelación es asombrosa y debería ser investigado inmediatamente.

Es en este reportaje de FOX News, irónicamente dedicado a ridiculizar al anterior gobernador del estado de Minnessota, Jesse Ventura, por sus esfuerzos con el movimiento por la verdad sobre el 11-S. Son las declaraciones del anterior Fiscal de Washington D.C:, Jeffrey Scott Shapiro, que inesperadamente revela que el arrendatario del World Trade Center, Larry Silverstein, estaba hablando por teléfono a su compañía de seguros para intentar convencerlos de que el edificio debería ser derribado por demolición controlada. (Recordemos que Silverstein recogió cerca de US $ 500 millones de dólares en seguros como resultado del colapso del edificio 7, una estructura de 47 pisos que no fue impactado por un avión, pero se derrumbó en siete segundos el 11 de septiembre.) Afirma Jeffrey Scott Shapiro, “Yo estaba trabajando como periodista para Gannett News en la Zona Cero ese día, y recuerdo muy bien lo que he visto y oído.”

“Poco antes de que el edificio se derrumbó, varios oficiales de la policía de Nueva York y los trabajadores de Con Edison me dijeron que Larry Silverstein estaba hablando por teléfono con su compañía de seguros para ver si se autorizaría a la demolición controlada del edificio. Decían que su fundación ya estaba inestable y se esperaba su caída”.

En febrero de 2002, Silverstein Properties ganó 861 millones de dólares para riesgos industriales asegurados para reconstruir en el sitio del WTC 7.. La inversión estimada por Silverstein Properties fue de 386 millones de dólares. El resultado refleja una ganancia de casi $500 millones, debido al argumento de que era un acontecimiento accidental imprevisto.

“La demolición controlada redujo al mínimo los daños causados por el colapso inminente del edificio y salvó vidas. Muchos agentes del orden, bomberos y periodistas fueron informados de esta posible opción. No era ningún secreto. No hubo ninguna conspiración”, escribe Shapiro.

Sin embargo, obviamente al tanto de cómo afectaría a su reclamación de seguro, Larry Silverstein rotundamente niega que hubo un plan para demoler el edificio WTC7 intencionalmente.

Esta metedura de pata de Shapiro debería preocupar a no solamente Larry Silverstein por poner en duda el pago del seguro masivo que recibió sobre la base de que el colapso fue accidental sino a todo el tinglado de beneficiarios de la versión oficial del 11-S.

En su famosa metedura de pata en 2001 Silverstein dijo, “Recuerdo que recibí una llamada del comandante del cuerpo de bomberos, diciéndome que no estaban seguros de que iban a ser capaces de contener el fuego, y me dijo: ‘Hemos tenido esa pérdida terrible de vidas, tal vez lo más inteligente que hacer es tirarlo. Y ellos hicieron esa decisión de retirarse y vimos el colapso del edificio “… 

Recordemos que varias agencias de noticias, incluyendo la BBC, la CNN y la FOX, informaron en directo de que el edificio WTC7 se había derrumbado 20 minutos antes de que sucediera.

Imágenes transmitidas 20 minutos antes del colapso del edificiomuestran la reportera de la BBC Jane Standley hablando sobre el colapso del WTC 7, mientras el edificio todavía seguía de pie. Otra emisión de la BBC muestra a los periodistas discutiendo el derrumbamiento del edificio 26 minutos antes de que sucediera.

El aspecto más reprobable de este artículo es la revelación involuntaria de Shapiro que Larry Silverstein estaba hablando por teléfono a su compañía de seguros presionando para que el edificio sea demolido, que es precisamente lo que sucedió más tarde en el día, y como testigos innumerables, así como los videos de evidencia física y material de archivo comprueban, el colapso del WTC 7 no pudo haber sido otra cosa que una demolición controlada…

El testimonio de Shapiro, con la intención de desacreditar las cuestiones que rodean la historia oficial detrás de 9 / 11, sólo ha logrado recaudar más preguntas, ya que contradice completamente la insistencia de Larry Silverstein de que nunca se consideró la deliberada demolición del WTC 7 con explosivos.

http://www.prisonplanet.com/bombshell-silverstein-wanted-to-demolish-building-7-on-911.html

*Greg Grisham

investigar11s.org
Haciendo lo que los periodi$tas y ON€ españoles cobran por no hacer

Fuente: http://investigar11s.blogspot.com/2010/04/larry-silverstein-el-arrendatario-del.html

En el nombre de la libertad de expresión… Amén.

Por: Vicente Manuel Prieto Rodríguez

Carlos Valverde en su programa de TV, insulta, grita, dice obscenidades...

Carlos Valverde en su programa de TV, insulta, grita, dice obscenidades…

Con gritos y mostrando una rabia incontenida, diciendo palabras obscenas que ningún público merece y mostrando una total falta de ética en el manejo de un medio de comunicación masiva, aparece un señor en un canal de televisión de Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia. Me dicen que se llama Carlos Valverde y que es periodista.

No lo conozco, pero dudo mucho que sea periodista, dada su total falta de respeto a la profesión informativa, más allá de la falta de respeto a un ser humano, trascendida su investidura pública.

Las cosas que dijo el tal Valverde (dicen que es un furibundo opositor al presidente indígena Evo Morales, que ha sido o es agente se los servicios de inteligencia y contrainteligencia de Estados Unidos en Bolivia y que tienen vínculos comprobados con el narcotráfico), la forma en que dijo esas cosas, no apta para menores de 18 años, ponen en duda la tesis manejada por la oposición boliviana de que el Gobierno coarta la “libertad de expresión”.

Yo me hago una pregunta muy sencilla de entender y responder: ¿Si en Bolivia no se permite la libertad de expresión y de prensa, por qué gente como ese tal Valverde se manifiesta de esa forma en un medio público acerca de un alto dirigente estatal? ¿Se lo permitirían en algún lugar del mundo?

En Bolivia los medios de comunicación masiva, desde que comenzó la campaña por el Referendum del 21 de febrero, han sido la punta de lanza en la propuesta por el NO, que resultó finalmente triunfadora, gracias en una gran medida a la actuación sectarista de la prensa y los medios.

Amplias coberturas a políticos y voceros de oposición, en una razón de tres contra uno, al igual en la transmisión de la propaganda política, la parcialización de periodistas y conductores y el manejo como si fueran ciertos de algunos casos como la supuesta paternidad del Presidente, -acerca de lo cual la mayoría de los medios comunicacionales afirmaron intrínsecamente que un hijo entre el primer mandatario y la señora Zapata existiría, aunque nadie ha podido comprobarlo y tal vez no logre comprobarse- demuestran que aquellos que poseen un micrófono en la mano o escriben en un periódico, tienen toda la libertad del mundo para hablar sobre cualquier tema, sea verídico o no, aunque dañe a otras personas.

Por más que investigo, no encuentro un solo medio de comunicación cerrado por manejo irresponsable de la información o por crear confusión en la audiencia. Excepto los tres medios estatales, el resto continúa magnificando el tema familiar de Evo Morales como si en ellos les fuera la vida… algún interés tiene que haber.

Curiosamente CNN, que poco o nada transmite acerca de Bolivia, cada día menciona o hace un trabajo de fondo acerca de la supuesta “corrupción y tráfico de influencias del indígena Presidente”. ¡CNN está trazando la agenda informativa de los MDC bolivianos! De la misma manera actuó la cadena internacional de noticias en la desestabilización de Venezuela.

Escuchando las declaraciones de Valverde contra el Vicepresidente Álvaro García Linera, confirmo que lo que menos se impide en Bolivia es la libertad de expresión, que esta figura del derecho humano es asida una y otra vez por una prensa nada imparcial para justificar ataques discriminatorios, racistas y ofensivos en vulneración de otra Ley creada para proteger otro más importante derecho humano: el derecho a no ser discriminado.

Fin del bloqueo: condición fundamental para la normalización de relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

Por Vicente Manuel Prieto Rodríguez

20150608120622_cumbre_academica_celac_union_europeaTras los primeros pasos dados por los gobiernos de Cuba y Estados Unidos en pos de lograr un deseable acercamiento diplomático y económico entre los dos países, se gestaron una serie de reuniones bilaterales en las cuales ambos han planteado las condiciones necesarias para la normalización de las relaciones, rotas hace más de 50 años, casi desde el inicio del gobierno revolucionario cubano.

Los avances  de los tres encuentros sostenidos por delegaciones cubanas y norteamericanas se pueden resumir en la exclusión de Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo, la autorización de un banco norteamericano para que la misión diplomática cubana en aquel país pueda realizar operaciones financieras y promesas de levantar el criminal bloqueo económico, orientado a desmantelar el sistema socialista escogido por el pueblo cubano desde 1959 y la implantación de la “democracia” estilo U.S.A con un modelo económico neoliberal según el recetario del FMI y el Banco Mundial.

El tema del levantamiento de bloqueo económico a Cuba, es una cuestión de principios que es necesario impulsar, en cualquier escenario de conversaciones y acercamientos. Estados Unidos primero debe levantar el cruel y genocida bloqueo económico internacional que mantiene con el objetivo de debilitar y derrocar el sistema socialista cubano, bloqueo que ya ha costado al pueblo de la isla revolucionaria pérdidas por billones de dólares y un sin número de vidas humanas debido a la obsesión de Washington de no permitir un sistema social diferente a pocas millas de sus fronteras.

Actores políticos, sociales y económicos de la potencia imperial han manifestado la inutilidad de la unilateral pero extraterritorial medida, que solo ha logrado unir aún más al pueblo cubano alrededor de la Revolución y sus líderes.

A pesar de las reiteradas manifestaciones de Obama y otros funcionarios gubernamentales gringos acerca del acercamiento posible y restablecimiento de relaciones, respecto  al bloqueo, no se ven  los avances esperados y la  intención de su levantamiento no está libre de obstáculos, que comienzan con los representantes  cubano-americanos en el Congreso norteamericano, los cuales siguen  viviendo  en la época de la  guerra fría y son los más acérrimos enemigos del cese al enclaustramiento económico de su país de origen.

Cuba día a día  demuestra que no se rinde ante las promesas de “mejoría” económica ni abandonará los logros sociales, educativos, médicos y de inserción igualitaria en estos años de revolución.

El mundo no puede olvidar  ni permanecer inmóvil ante  ese bloqueo asesino e irresponsable en los tiempos actuales; ni cegarse por la “cortina de humo” del proceso de restablecimiento de relaciones con sus reuniones bilaterales  que no resultarán si no se  resuelve el tema de fondo.

Resulta muy importante y es necesario que la comunidad internacional no ceje en la lucha contra ese bloqueo que mantiene al pueblo cubano en una situación económica difícil, pero que no ha podido doblegarlo y más bien ha desarrollado su capacidad de resistencia ante los ataques imperialistas, demostrando creatividad y fé en la Revolución, cuyos mantenidos logros en campos sociales y aun en varios renglones económicos son reconocidos incluso por organismos internacionales históricamente susceptibles al manejo del gobierno norteamericano.

Cuba se mantiene resistiendo, la comunidad internacional debe mantenerse luchando por el levantamiento del bloqueo.

El Premio Nobel de la Paz quiere guerra.

“Déme Venezuela en qué servirla, ella tiene en mí un hijo”. José Martí.

Barack-Obama-3El Oriente Medio está lejos y por allá han agotado las guerras que pelear o inventar. América Latina está mucho más cerca y la superpotencia imperial necesita otro episodio bélico para quitar de la vista de sus ciudadanos el fantasma de la crisis y los fracasos en materia de política internacional.

No han encontrado mejor contrincante que Venezuela, ese país indómito que no quiere aceptar los consejos, injerencias, presiones y ni siquiera se doblega con las sanciones del Gendarme Mundial.

Primero, Obama Imperatori declara que el país bolivariano y chavista es una “amenaza para la seguridad y la política exterior” de Estados Unidos. Luego pide al Congreso que le dé la potestad de “atacar a cualquier país del mundo” que se oponga a los designios del Emperador. Cuasi declaración de guerra.

¿Por qué Venezuela sería un “peligro para la seguridad nacional” y la política exterior del país mejor armado del mundo? ¿Ha amenazado el gobierno de Nicolás Maduro con atacar e invadir el territorio norteamericano y sembrarlo de bases y autoridades venezolanas? ¿Pretende la República bolivariana bloquear la economía estadounidense y sancionar a los países que comercien con estos? No parecen hipótesis válidas desde ningún punto de vista y el Imperatori no se ha molestado en explicar por qué Venezuela sería peligrosa. Tal vez porque es demasiado evidente que los problemas políticos y sociales a los que se enfrenta el país suramericano son cuestiones pura e incuestionablemente internas, que deben resolver los propios venezolanos, respetando su Constitución y las decisiones democráticas expresadas en elecciones populares.

¿Qué mueve a los “todopoderosos” Estados Unidos, a su Presidente sentado tranquilamente en Washington, a casi declarar la guerra a Venezuela?: El miedo. Sí, el miedo a que crezca y florezca en Latinoamérica otro sistema social que se les oponga con firmeza y dignidad, digamos, “otra Cuba”. Tampoco estaría errado decir que el petróleo de Venezuela es un motivo más, y no menos importante, ya que toda la maquinaria económica y bélica del gigante norteño está basada en ese combustible fósil, que ahora deben buscar allá, lejos, por las belicosas tierras medio-orientales.

Estados Unidos ha perdido mucha influencia en el continente americano, porque el bloqueo a Cuba no ha servido a sus intereses, porque Chávez desató con Venezuela un proceso de integración regional de varias aristas que siempre había sido desarmado por el Gigante de las Siete Leguas y hoy se fortalece y afianza, en un claro enfrentamiento desobediente ante el poder imperial. A esto se une el fracaso de la “nueva política hacia Cuba”, con la cual pretendieron lograr los objetivos largamente acariciados de hacer caer a la Revolución cubana, esta vez con un supuesto “acercamiento” que debería haber movido los cimientos de la sociedad cubana, pero que se quedó en un pequeñísimo temblor, terminado instantes después cuando dejaron caer la máscara del “buen vecino”.

Frustración, desespero, eso es lo que tiene el gobierno yanqui en estos momentos, pues le fallaron las sanciones, las guarimbas, los desabastecimientos especulativos y hasta el golpe de Estado. La revolución bolivariana sigue en pie, el pueblo venezolano sigue empeñado en construir su sociedad sin la tutela imperial.

Por eso Míster Obama, el Tío Imperatori, el detentor de “la paz” mundial, según un recientemente defenestrado representante de los Premios Nobel, apela a la conocida belicosidad del gobierno gringo y su “democracia” de dos partidos iguales con nombres diferentes, para detener a Venezuela y truncar su revolución por la fuerza. La amenaza de guerra en Suramérica es una realidad. Pero ya los pueblos están reaccionando.

 

Conciencia revolucionaria: el camino del cambio.

evomoralesEn la historia de la humanidad se han sucedido muchas revoluciones sociales, unas burguesas, como la de Francia (1789-1799); otras socialistas, como la rusa (que desembocó en la creación de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, URSS); la mexicana de 1910 y la cubana, por solo mencionar algunas. La mayoría de ellas dejaron de existir (exceptuando a Cuba), más tarde o más temprano por causas similares, resumidas en la pérdida de la conciencia revolucionaria.

La revolución ocurre en un país cuando el pueblo toma conciencia de las injusticias por las cuales un sistema le mantiene en un estado paupérrimo mientras un pequeño grupo adueñado del poder y los medios de producción, vive muy bien a costa del esfuerzo y el trabajo de las masas. Esta concientización se da tras un proceso de reconocimiento histórico, el surgimiento de líderes que guían el pensamiento y la acción y por la propia situación insostenible para las clases oprimidas, sean campesinos, obreros o clase media. Pero si las personas que se adhirieron a la revolución, cuando llegan al poder, ven a éste sólo como una manera de enriquecerse y “aprovechar el momento”, éstas personas, carentes de conciencia revolucionaria real, le hacen un gran daño al proceso y pueden incluso, hacerlo retroceder hasta posiciones de partida. Ahí radica la importancia de crear una verdadera conciencia revolucionaria, que supere el lastre del regionalismo, gremialismo, sectorialismo, que pesa sobre la sociedad boliviana, poniendo en juego, o, en el menor de los males, desacelerando el Proceso de Cambio que se lleva a cabo con el loable objetivo del “Vivir Bien” para todos y todas.

En la sociedad actual boliviana, inmersa en la lucha desatada dentro del “Proceso de Cambio” entre los antiguos detentores del poder (oligarquía, terratenientes, políticos de derecha, grandes empresarios, etc.) y los actuales “oficialistas” (el pueblo antes explotado y marginado, ahora representado en la figura del líder indígena-originario Evo Morales Ayma), se dan una serie de conflictos supuestamente internos de la masa revolucionaria, bien aprovechados por la “oposición” y magnificados por los medios de comunicación masiva: sectores (campesinos, mineros, trabajadores de la educación, de servicios públicos, incluso la policía nacional) que salen a las calles a “reivindicar derechos” grupales, muchas veces, casi siempre, con manifestaciones violentas (el bloqueo de vías importantes ya sean en la red fundamental o calles en las ciudades, el uso de explosivos, la ofensa a autoridades y a personas de “a pie”, también son modos violentos), que olvidan totalmente el reconocimiento de los derechos de los demás, los “otros” que no pertenecen al gremio protestante. Cuando esto sucede, el análisis más simple refiere a la carencia de un factor muy importante para cualquier revolución social socialista: la conciencia revolucionaria.

Conceptos y definiciones de conciencia social y conciencia revolucionaria.

La definición de la Real Academia de la lengua Española (RAE) manifiesta que conciencia es: 1) el conocimiento que el ser humano posee sobre sí mismo, sobre su existencia y su relación con el mundo. 2) Conocimiento detallado, exacto y real de algo: conciencia social, medioambiental. 3) Capacidad de discernir entre el bien y el mal a partir de la cual se pueden juzgar los comportamientos.

Para algunos autores, sobre todo de psicología social, la palabra “conciencia” proviene del latín conscientĭa (con conocimiento); para otros se traduce del griego synéidēsis, de syn (con) y éidēsis (conocimiento), en ambos casos se refiere al conocimiento de sí mismo, aplicado a lo ético, a la valoración de bueno y malo en las acciones personales. Conciencia es la comprensión del ambiente que nos rodea, del mundo interno y externo y la realidad de los demás. Existe otro grado de conciencia, en el plano fisiológico, la consciencia como contraria del sueño, pero no es el caso que nos ocupa.

La conciencia para el ser humano implica una interrelación de procesos cognitivos que comienzan en las edades tempranas, a través del juego, la escuela, la familia, las instituciones religiosas, las instituciones sociales y jurídicas, implicándose cada una de ellas en distintas etapas de la vida, hasta crear en la mente un sistema de concepciones y convicciones como ideas incuestionablemente válidas, afianzadas y reforzadas por las experiencias propias. Ello desemboca y repercute en la formación de una conciencia social que guiará a la persona en su toma de decisiones ante determinados sucesos públicos y su actitud ante la vida.

Carlos Marx consideraba que “la conciencia humana está condicionada por un intercambio dialéctico de acción y reacción entre el sujeto y el objeto.” Este “intercambio dialéctico” se da puramente en las relaciones del individuo o ser social (sujeto) con la sociedad en que vive y el lugar que en ella ocupa (objeto); para Marx “la conciencia está enraizada en la praxis humana, que a su vez es social. No es la conciencia del hombre la que determina su ser, sino, por el contrario, el ser social es lo que determina su conciencia”, algo así como que el hombre (género humano) no vive como piensa, sino que piensa como vive.

La conciencia social se manifiesta en forma de ideología política, conciencia jurídica, moral, religiosa y en los campos de la ciencia, el arte y la filosofía; cuando se dan las condiciones necesarias, puede derivar en conciencia revolucionaria, pero, como dice el mismo Marx: “La conciencia predominante de las clases populares contiene elementos de la burguesía, tradicionales, posiciones más o menos radicales y en ocasiones, en sectores más reducidos, ideas revolucionarias. Es difícil que el movimiento espontáneo de las ‘masas’ genere conciencia revolucionaria, ni siquiera en los períodos de fuerte lucha revolucionaria…” Este pensamiento del gran filósofo alemán refuerza la tesis en la Bolivia actual, de que 500 años de colonización han enraizado tanto las formas de pensar y actuar en sociedades coloniales, capitalistas y neoliberales, donde la corrupción y la marginación del “otro” es regla sin excepción, que la lucha por la “descolonización” del pensamiento constituye una batalla larga y difícil de librar.

Respecto a la conciencia revolucionaria, Lenin, en su teoría del partido intentó aclarar las relaciones entre “el espontaneísmo de las masas y la conciencia…” Afirmaba el gran revolucionario ruso que “las masas, dejadas a sí mismas, no pueden desarrollar una conciencia de clase, sino sólo una conciencia salarial o ‘sindicalista’.” (Diccionario de política, Vol. 2, p. 1626). Rosa Luxemburg criticó esta apreciación de Lenin respecto al “espontaneísmo” de las masas, considerando que éstas poseen autonomía de acción directa no privada de conciencia revolucionaria. Claro que esta conciencia revolucionaria debe ser cultivada por la “vanguardia” política-ideológica (en nuestro caso el MAS) en todos los ámbitos y sobre todo a través del propio ejemplo (actitud guevariana).

Tener conciencia revolucionaria implica sensibilidad ante el resto del pueblo (como lo enunciaba Ernesto “Ché” Guevara), rechazar la explotación del ser humano en beneficio de un grupo, respetar las diferencias y pensar siempre en el bien común.

Importancia de fortalecer la conciencia revolucionaria.

El Proceso de Cambio o Revolución Democrática Cultural que se lleva a cabo en Bolivia, engloba una serie de fuerzas sociales que provienen de un pasado común: explotados y marginados por la clase dominante de antaño; son campesinos, obreros, mineros, educadores, transportistas, etc., en cuanto a sus relaciones laborales, rechazados además por sus raíces originarias. Estas diferentes fuerzas sociales se convirtieron en revolucionarias de conjunto cuando se dieron cuenta que podían cambiar el statu quo neoliberal y colonial, basados en su número y su fuerza, entonces derrocaron al último gobierno neoliberal y llevaron a la cabeza del Estado a un “igual”, un líder indígena originario. Sin embargo no han podido liberarse de sus intereses grupales ante la construcción de un objetivo común: el bienestar de todos los bolivianos. No puede negarse que cada sector, ya sea por pertenencia laboral, social o ¿racial?, contiene un germen revolucionario que lo lleva a apoyar el Proceso de Cambio desde sus posiciones propias; no obstante anteponen sus “necesidades” gremiales a las necesidades de todo un país en construcción. Por eso no siempre puede entenderse que sectores beneficiados con medidas sociales (no es necesario mencionar alguno) bloqueen caminos y calles e interrumpan la vida económica y social de las ciudades y el país, exigiendo prebendas que a todas luces significarían, en determinado momento, un daño al Estado y al propio pueblo en general. No se concibe que los mineros cooperativistas, suficientemente beneficiados por el gobierno actual, pretendan con posiciones de fuerza ponerse al margen del Estado y sus leyes fundamentales, de espaldas al interés general de toda la población, intentando apropiarse ellos únicamente, de la explotación de los recursos naturales que, constitucionalmente, les pertenecen al cien por ciento de los bolivianos. Estos mineros (otrora “clase revolucionaria”) adoptan posiciones de clara defensa a intereses neoliberales (el neoliberalismo creó el Decreto 21060 y los desplazó en su momento, el gobierno de Evo Morales los reposicionó), dándole la razón a quien dijo que: “Cuando una persona se autocalifica como revolucionario pero al llegar a instancias de poder se enriquece y se olvida de su función como servidor público, entonces era un revolucionario teórico que ignora lo que pregona, está desprovisto de conciencia revolucionaria.” (Efraín José Granadillo, Universal News.Net, Otra realidad. http://www.universalnews.net/es/otra-realidad/noticias/).

Ahí radica la importancia de fomentar y fortalecer la conciencia revolucionaria en las filas de los adeptos al Proceso de Cambio y la revolución boliviana, que significaría terminar con los oportunismos y cambiar la imagen que generan los medios de comunicación masiva ante casos dados de tales malos funcionarios.

Mao Tsetung identificaba así a los revolucionarios: “Quien toma partido por el pueblo revolucionario es un revolucionario. Quien toma partido por el imperialismo, el feudalismo y el capitalismo burocrático, es un contrarrevolucionario. Quien se coloca del lado del pueblo revolucionario sólo de palabra y no en los hechos, es un revolucionario de palabras. Quien se coloca del lado del pueblo revolucionario no sólo de palabra sino también en los hechos, es un revolucionario completo.” (Mao Tsetung, Obras completas, Ed. Lenguas Extranjeras, Pekín, t. V, p. 35 [el resaltado es mío]).

La afirmación de la conciencia revolucionaria en las masas populares permitirá, en un futuro, la relevación de los intereses particulares de algunos grupos y sectores en bien del Estado Plurinacional en su conjunto, cuando se asuma que las calles no son solo de los transportistas, que los recursos minerales no son solo de los mineros, que las riquezas del gas y el petróleo no son extraídas únicamente para el enriquecimiento de las regiones que los producen, sino que todo es de todos y los beneficios deben ser repartidos equitativamente para que les llegue de igual manera a cada boliviano. Cuando se comprenda esta idea (ideología) del bienestar común, se terminarán los conflictos internos y la unidad sustituirá a los regionalismos, sectorialismos y gremialismos hoy existentes.

En busca de la “conciencia revolucionaria”.

Álvaro García Linera compara a los revolucionarios con los cóndores: vuelo alto y mirada larga; dice: “El revolucionario nace en nido de cóndores” (Intervención ante la reunión anual de los grupos de formación política, en la Vicepresidencia del Estado Plurinacional de Bolivia, diciembre de 2013). No es que esté siempre en las alturas, mirando desde arriba a las masas que se revuelven en sus problemas allá abajo. Es ver con una misma mirada a todo el conjunto del pueblo, con sus diferencias, especializaciones, nacionalidades y estilos de vida por igual; buscar con vista larga y encontrar las similitudes y causas comunes dentro de esas “diferencias” artificiales, para bajar hasta la tierra (las bases), y lograr la unidad tan necesaria a la victoria del socialismo comunitario.

Esto será posible solo a través de un proceso constante de concientización y preparación político-ideológica, primero dentro del seno de las organizaciones sociales, instituciones públicas, educativas, servidores del Estado (“servidores públicos”, según el concepto del presidente Evo Morales), el propio Movimiento al Socialismo; que luego se irradiará hacia otros sectores de la sociedad aun tibios e indecisos sobre cuál propuesta apoyar, pero igualmente beneficiados por el Proceso de Cambio.

Para adquirir conciencia revolucionaria se debe contar con un sólido conocimiento de la historia, nacional e internacional, de los procesos de desarrollo y liberación humanos, no como una simple forma de cultura, sino como parte intrínseca del autoconocimiento (quiénes somos, de dónde venimos, hacia dónde vamos). Esto también implica el reconocimiento de a qué clase social pertenecemos; la oligarquía actual ha pregonado el fin de la historia y el fin de las clases, lo cual no es cierto en ninguno de sus ángulos. Si bien en Bolivia, por ejemplo, las llamadas “clase obrera”, “clase campesina”, “clase comerciante (pequeños)”, etc., se entrelazan, mezclan y confunden, constituyen solo subclases de una clase singular y amplia: los explotados por la otra gran clase antagónica, los oligarcas, representados en las figuras de grandes empresarios, terratenientes (sí, aún existen), logieros (masones por citar algunos) y otros animales políticos de derecha. El autorreconocimiento de clase es fundamental para la conciencia revolucionaria.

Crítica y autocrítica para el crecimiento político.

Es imposible dejar aparte la práctica de la crítica y la autocrítica, aunque a algunos, dentro de los círculos del “poder”, las evitan y tildan de “contrarrevolucionarios” a quienes las realizan. Mao Tsetung consideraba que “éste es un excelente método que nos impulsa en perseverar en la verdad y a corregir los errores, el único método correcto para la autoeducación y autotransformación de todo el pueblo revolucionario de un Estado popular.” (Mao Tstung, op. cit., p. 37). Y el intelectual revolucionario cubano José Martí declaraba: “La opinión enérgica es tan poderosa como la lanza penetrante: quien esconde por miedo su opinión y como un crimen la oculta en el fondo del pecho y con su ocultación favorece a sus tiranos, es tan cobarde, como el que en lo recio del combate vuelve grupas y abandona la lanza al enemigo.” (José Martí, Discursos, ed. Ciencias Sociales, La Habana, 1974, pp. 69, 70.). Ambos convienen en que el ejercicio de la crítica y la autocrítica es un arma poderosa en la transformación de una mentalidad pusilánime en otra activa y revolucionaria. Privar y privarse de las críticas y autocríticas significa fomentar la autocomplacencia, tan dañina para cualquier proceso revolucionario, actitud negativa que crea el “endiosamiento” de dirigentes y servidores públicos, no permite ver el camino con claridad y puede resultar nefasto para cualquier proyecto social.

La autocrítica y la crítica encuentran sus espacios, primeramente en una actitud personal consecuente con los principios revolucionarios, digamos que, ante la toma de cualquier decisión, se gesten las cuestionantes: ¿Qué voy a hacer, a quién voy a beneficiar, está acorde con el proceso que llevamos adelante, se enmarca en los valores que queremos defender, cómo va a repercutir? Las respuestas a estas preguntas pueden incidir en una buena toma de decisiones. El otro espacio para la crítica y autocrítica se encuentra en los talleres, cursos de preparación política, reuniones de trabajo y asambleas partidistas y de las organizaciones sociales.

Pero ¡cuidado!, hay que reconocer entre las críticas y autocríticas constructivas y la hipercrítica acéfala, infundada, que solo busca mostrar los lunares sin proponer soluciones, haciendo más daño que bien, pues tiende a confundir incluso a los propios revolucionarios.

Praxis revolucionaria y conciencia.

Junto con la crítica y la autocrítica, la conciencia revolucionaria se nutre además de la praxis revolucionaria; esto es predicar con el ejemplo, ser revolucionario a tiempo completo; como ya lo identificaba Mao Tsetung, repito: “quien se coloca al lado del pueblo sólo de palabra y no en los hechos, es un revolucionario de palabras.” (Ibídem). Es fácil acceder a determinados puestos utilizando un discurso revolucionario encendido, para luego, cuando se está instalado cómodamente en su (grande o pequeño) espacio de “poder”, es más fácil aun recurrir a las prácticas normales del sistema heredado y caer en la corrupción, como cualquier funcionario público de antaño. A este respecto, el líder Evo Morales precisó: “Hemos empezado a dignificar la política. La política no es para hacer plata, hermanas y hermanos, ni para beneficiar a intereses sectoriales, es para permitir que el pueblo participe directamente en las decisiones y en la definición de las políticas”. Y eso es precisamente la práctica revolucionaria, no dejarse adormecer o tentar por los cantos de sirena del dinero, cultivar la honestidad, desarrollar los valores humanos (no capitalistas) y demostrar en los hechos que el nuevo sistema social no es “más de lo mismo”.

La Educación es un puntal base en la creación de una conciencia revolucionaria. Es necesario formar a las nuevas generaciones en un pensamiento de unidad e igualdad, no solo de derechos jurídicos, como plantea la norma: “Todos somos iguales, ante la ley”. Educar, palabra clave (no solo  “enseñar”), a los niños y los jóvenes en los valores ético-sociales de igualdad, solidaridad, equidad, sensibilidad y los valores comunitarios rescatados de la voracidad neoliberal. Ya existe la ley educativa “Avelino Siñani – Elizardo Pérez”, toca implementarla y ejecutarla en toda su proyección, borrando poco a poco los residuales de la educación neoliberal que potencia el individualismo frente a una mentalidad (intrínseca en el boliviano, pero ocultada por cientos de años) comunitaria.

Para hablar de conciencia revolucionaria se necesita de hechos concretos que demuestren su existencia y que la unidad sea básica para cualquier acción revolucionaria que se quiera ejecutar.

¿Formación de “líderes” o formación de “cuadros”?

He aquí dos conceptos que tienden a confundirse: ¿líderes o cuadros? La primera forma es un “invento” de las ONGs que se dedican a la “formación de líderes” sobre todo campesinos, pero también extienden sus tentáculos a otros sectores sociales donde puedan afianzar sus políticas pro-neoliberales.

Partamos de un hecho históricamente comprobado y que la psicología social acepta como postulado válido: los líderes no se forman, ellos nacen con la capacidad de atraerse simpatías y adeptos en distintos campos del relacionamiento y la actividad humana y adquieren conocimientos y habilidades durante el proceso de su educación formal, relaciones laborales, sociales, políticas, etc. Por tanto, “formación de líderes” es un término engañoso utilizado por ciertas ONG’s con una doble intención: por una parte, crear dirigencias sociales afines a los principios en que dichas organizaciones se manejan, la mayoría de las veces neoliberales y prebendistas, y por otra, solapadamente, socavar la posición de líder del Presidente Evo Morales, único genuino que dirige desde las bases el Proceso de Cambio. En cuanto a las Organizaciones No Gubernamentales, ya lo dice Álvaro García Linera en su libro El “oenegismo”, enfermedad infantil del derechismo,: “…se trata de ONG’s, que durante años, crearon una relación prebendal y de neocolonización mental hacia diversas organizaciones sociales y principalmente hacia algunos dirigentes. (…) buscan suplantar el pensamiento y acción organizativa de los sectores populares indígenas y campesinos, y a través del uso discrecional y selectivo del dinero, financian los viajes de los dirigentes, elaboran documentos a nombre de las organizaciones sociales, dirigen las propias reuniones de estos sectores y promueven pequeñas marchas en oposición al Gobierno…” (Álvaro García Linera, El “oenegismo”, enfermedad infantil del derechismo, Vicepresidencia del Estado Plurinacional de Bolivia, p. 10.). Obviamente no son todas las ONG’s, pero muchas de las presentes y ausentes hoy en Bolivia, se han dedicado a la “formación de líderes” y de sus programas han salido individuos representativos del accionar contrario a las legítimas decisiones del pueblo, que cuestionan constantemente al Gobierno, promueven marchas y protestas, pero no aportan soluciones válidas a las normales contradicciones que contiene cualquier proceso revolucionario.

Entendido esto, es de desconfiar de los programas de “formación de líderes”, en principio porque el único líder es Evo Morales Ayma y no se avizora otro en el horizonte. Lo que corresponde a la preparación política ideológica de dirigentes de organizaciones sociales, campesinos, jóvenes y pueblo en general, con vistas a garantizar la continuidad del Proceso de Cambio y la revolución, es la “formación de cuadros”.

¿Y qué es un “cuadro”? Ernesto ‘Ché’ Guevara lo definía así: “…un cuadro es un individuo que ha alcanzado el suficiente desarrollo político como para poder interpretar las grandes directivas emanadas del poder central, hacerlas suyas y transmitirlas como orientación a la masa, percibiendo además las manifestaciones que esta haga de sus deseos y sus motivaciones más íntimas. Es un individuo de disciplina ideológica y administrativa,…; cuya fidelidad está probada…, de tal manera que está dispuesto siempre a afrontar cualquier debate y a responder hasta con su vida de la buena marcha de la Revolución…”

De ahí se desprende que un “cuadro” de la revolución, del Proceso de Cambio, es una persona con la suficiente conciencia revolucionaria para llevar adelante y hacer comprender al pueblo el objetivo final del cambio, la política del “Vivir Bien”. Esto requiere años de una adecuada preparación política, teniendo en cuenta los temas abordados anteriormente (Supra), junto a la autopreparación del aspirante a cuadro militante y a la praxis revolucionaria consecuente. Dentro de esta praxis está la difusión entre la masa de lo que aprende en cada taller, curso, reunión, ayudándole a ésta en la comprensión de las decisiones tomadas por la máxima dirección del movimiento en funciones de gobierno y evitando mal entendidos con éste. Cuando estos “cuadros” se encuentren listos y hayan probado (como dijo el Ché Guevara) su filiación revolucionaria, entonces el Proceso de Cambio, la Revolución Democrática Cultural, estará muy afianzada en el poder popular, ya no harán falta “invitados” y “tecnócratas” de corte burgués para administrar la cosa pública, el país (las masas populares en su conjunto de diferencias) logrará la total unidad en torno a su líder y su proceso, desaparecerá la corrupción y la exigencia por métodos violentos de “reivindicaciones” que pueden ser justas pero inadecuadas en determinado momento histórico-actual. No es cosa de días ni de meses, todavía transcurrirán años para lograr ese propósito, no obstante las simientes están siendo plantadas y los frutos se recogerán tarde o temprano, para el beneficio general.

Conclusiones.

Resumiendo, crear y fortalecer la conciencia revolucionaria es un imperativo para el Proceso de Cambio y para cualquier revolución que se geste desde las bases populares de cualquier nación, que trate de sustituir el sistema capitalista neoliberal, colonialista, por otro sistema de gobierno y redistribución de las riquezas nacionales más justo y equitativo. Rescato por su puntualidad las palabras del profesor Roberto Choque Canqui: “…para nosotros, que estamos dentro de los países en vías de desarrollo, implica un desafío implantar las acciones de lucha con el propósito de suprimir el colonialismo en todos los aspectos socioculturales, jurídicos, religiosos, políticos, económicos y las prácticas coloniales.” Para Roberto Choque es necesaria “…la implantación de un sistema educativo orientado hacia la política de descolonización mental y prácticas coloniales. De esta manera se podrá dar fin al colonialismo mental…” (Roberto Choque Canqui, Procesos de descolonización en Debate sobre el cambio, colectivo de autores, p. 38; Vicepresidencia del Estado Plurinacional de Bolivia.).

El fin del colonialismo mental y de hecho, viene de la mano con la afirmación de una conciencia revolucionaria real, a través de un proceso educativo (no necesariamente junto, pero sí paralelo al sistema educativo) de formación política que incluya los tópicos ya mencionados:

  • Conocimiento de la historia local, nacional, universal…
  • Interiorización de la pertenencia a una clase social.
  • Ejercicio de la crítica y la autocrítica.
  • Praxis
  • Cultivo de la honestidad y los valores humanos.

Concluyo con las palabras del líder del Movimiento al Socialismo y Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, cuando advertía que el Proceso de Cambio no es para un solo sector, sino para todo el pueblo boliviano:

“Quiero recordar a los movimientos sociales pero especialmente al movimiento campesino, nuestras marchas desde el Chapare, desde Cochabamba y, a veces, desde Caracollo, han sido por la Patria: en lo político por la dignidad y soberanía del pueblo boliviano y en lo económico por la recuperación de nuestros recursos naturales. La lucha no ha sido para defender sólo la coca.”

Esto es ejemplo de conciencia revolucionaria.

Bibliografía.

Cuba Siglo XXI. (http://www.nodo50.org/cubasigloXXI/politica/valderrama2_310502.htm)