Archivo de la etiqueta: Venezuela

CUMBRE DEL ALBA, ENTRE EL HOMENAJE A CHÁVEZ Y EL REFORZAMIENTO DE LA UNIDAD LATINOAMERICANA

Por: Vicente Manuel Prieto Rodríguez

Fidel y Chávez fueron dos líderes que fundaron la ALBA, Evo Morales ha continuado el legado.

Fidel y Chávez fueron los dos líderes que fundaron la ALBA, Evo Morales ha continuado el legado.

Cuando al mediodía de este domingo 5 de marzo esté comenzando la  XIV Cumbre del ALBA y los latinoamericanos estén conmemorando el 4º Aniversario de la desaparición física del Comandante Hugo Chávez, líder bolivariano cofundador, junto al también ya desaparecido Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, comenzará además una serie de jornadas en la cual el bloque regional de integración buscará reafirmar los objetivos que movieron a su creación: conformar una alianza económica, política y social de los pueblos latinoamericanos en contraposición a los Tratados de Libre Comercio (TLC) que se imponían desde los Estados Unidos y buscaban fragmentar la región ávida de acuerdos comerciales que propiciaran su desarrollo, a través de la colaboración, la unidad e integración de los pueblos de América.

Esta Cumbre se desarrolla en medio de un entorno desfavorable para las izquierdas latinoamericanas, debido al retroceso provocado por el ascenso de las oligarquías neoliberales en Brasil y Argentina, la conflictividad en Venezuela, azuzada por una maquinaria mediática y económica que, bajo los parámetros de la “guerra de baja intensidad”, crea desestabilización, desabastecimiento y caos.  Desde este año, la llegada al poder en Estados Unidos del ultraconservador nacionalista, Donald Trump, quien ha dicho que hará todo lo posible por “recuperar” las democracias en América Latina, en clara referencia a los gobiernos populares que aún sobreviven en esta región, añade peligro a los esfuerzos integracionistas.

La reunión magna de ALBA-TCP se propone dar un espaldarazo al pueblo y gobierno de Venezuela.

La reunión magna de ALBA-TCP se propone dar un espaldarazo al pueblo y gobierno de Venezuela.

Ante los intentos norteños de desmembrar Latinoamérica y derrocar a los gobiernos democráticamente elegidos por sus pueblos, la reunión magna de ALBA-TCP se propone dar un espaldarazo al pueblo y gobierno de Venezuela, principal impulsor de la integración junto con Cuba, a fin de que no se subvalore la dimensión de los ataques que sufre la República Bolivariana, como antesala de una ofensiva mayor, que incluso podría llegar a la invasión militar, dada la posición beligerante ya declarada por Trump y que se reflejaría luego contra Bolivia, Ecuador y Nicaragua, como los otros países de la región que se mantienen con modelos contrarios a los intereses imperialistas de los Estados Unidos.

“Participarán alrededor de 200 invitados internacionales, contados Presidentes y Primeros Ministros, que han querido honrar la memoria de Chávez”

Adán Chávez. Ministro de Culturas de Venezuela

Algo que no le perdona la potencia imperial a Venezuela y al ALBA, es el fracaso de sus Tratados de Libre Comercio, que profundizarían la desunión y buscaban imponer condiciones a los países que se acogieran, como medidas de ajuste neoliberal, las cuales beneficiarían a las oligarquías y a Estados Unidos y, de manera directa e impactante, perjudicaría seriamente a los intereses de los pueblos.

La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América ha logrado, en sus 13 años de existencia, beneficiar a millones de latinoamericanos con misiones sociales de salud, como la Operación Milagro, la cual ha devuelto la visión a cientos de miles de pacientes que no podrían pagarse servicios médicos de esa calidad, debido a los altos costos; otros miles han visto aumentar su capacidad productiva a través de los convenios económicos y todos los miembros han recibido la ayuda requerida mediante proyectos de colaboración y complementación económica, política y social.

Si se analizan los alcances y los logros de la cooperación a través de los instrumentos del ALBA-TCP, puede notarse la amplia diferencia entre este mecanismo de integración y los TLC, que marcó el rechazo mayoritario a la propuesta imperial y la adhesión al bloque regional de cooperación mutua.

En la XIV Cumbre del ALBA, además del merecido homenaje que recibirá el Comandante Eterno, Hugo Chávez, la coalición latinoamericana buscará reforzar la unidad y la integración, como principios fundacionales necesarios hoy más que nunca, ante la arremetida del imperialismo norteamericano en contubernio con las oligarquías nacionales.

MERCOSUR: Agreden a Venezuela y Argentina ocupa presidencia ilegalmente.

Por: Vicente Manuel Prieto Rodríguez

  • En un hecho poco usual en las relaciones internacionales, la Canciller venezolana, Delcy Rodríguez, fue agredida físicamente por la policía argentina, en el intento de impedirle participar en la Reunión Extraordinaria del Consejo del Mercado Común del Sur, realizada en la ciudad de Buenos Aires.
Canciller Delcy Rodríguez es bloqueada por la policía cuando intentaba entrar a la reunión de MERCOSUR

Canciller Delcy Rodríguez es bloqueada por la policía cuando intentaba entrar a la reunión de MERCOSUR

Por estos días, el impasse diplomático producido por la agresión de Argentina, Brasil y Paraguay contra Venezuela y sus representantes, en el marco de la reunión del MERCOSUR que tuvo lugar el pasado miércoles, ha provocado que la mayor parte de los medios de comunicación pertenecientes al círculo de las oligarquías locales de aquellos países, liderados por CNN y aun algunos medios en internet, intenten hacer ver a Venezuela como incumplidora de los acuerdos y normativas del ente comercial-económico de esta región, justificando el “golpe interno” con el cual le han retirado ilegalmente la presidencia “pro tempore”, la cual le ha sido otorgada fuera del marco del derecho a la República de la Argentina.

Las razones que manifiestan los Cancilleres de Brasil, Argentina y Paraguay para refrendar tal acción contra el país bolivariano se refieren al supuesto incumplimiento de Venezuela con las normativas del bloque comercial. Una de las condiciones básicas que exige el MERCOSUR a sus miembros es la obligación de cobrar el 30% arancelario del valor a la producción que ingrese fuera de la zona comercial del bloque, mientras que deberían establecer arancel cero a los productos que se elaboran al interior de este ente sudamericano.

Otra de las cuestiones aludidas para respaldar el veto a la permanencia de Venezuela en el MERCOSUR, es la supuesta violación de los derechos humanos por parte del Gobierno de Nicolás Maduro, razón sospechosamente parecida al argumento favorito manejado por la Casa Blanca de Washington cada vez que pretende descalificar a los Estados incómodos que no se ciñen a los designios del stablishment. Sin pretender ser más papistas que el Papa, pudiera estarse dando el caso de injerencia de intereses externos al bloque de integración regional.

Venezuela se unió al MERCOSUR en el año 2012, bajo los términos del “Protocolo de Adhesión”, cuyo compromiso era con “la consolidación del proceso de integración de América del Sur en el contexto de la integración latinoamericana para promover el desarrollo integral, y enfrentar la pobreza y la exclusión social, basado en la complementación, la solidaridad y la cooperación”, según reza en la documentación fundacional de la entidad comercial suramericana. Sin embargo, no puede decirse que Brasil y Argentina estén siguiendo estos preceptos y nadie ha intentado cuestionar su permanencia en el grupo, por lo cual se observa un marcado intento de interferir en los asuntos internos del país bolivariano a través de presiones regionales en el entorno de la integración.

Estamos dispuestos a asumir con la verdad por delante y con toda la tranquilidad que supone haber estado estos cuatro años asumiendo plenamente nuestro proceso de adhesión y ejerciendo esos derechos legítimos de Venezuela. Héctor Constant, diplomático venezolano.

El bloque de intercambio económico – comercial denominado MERCOSUR, no engloba a todos los países del área, por lo que habría que cuestionar si en realidad constituye un mecanismo válido para lograr unidad, equidad y eliminar la pobreza desarrollando al sub continente o es solo una forma más de las fórmulas estilo Tratados de Libre Comercio, con lo cual estaría perdiendo su valor integracional.

El neoliberalismo atroz y subalterno de nuestros días

La Habana, 26 sep (PL) Parece que quedan pocas dudas de que en Argentina, Brasil, Paraguay y Honduras la política económica neoliberal de sus actuales gobernantes, está devolviendo al hambre y la miseria a los que fueron sacados de ellas, como diría el teólogo Leonardo Boff.

 

manifestacion-contra-enrique-pena-nieto

Manifestantes en México contra políticas de Enrique Peña Nieto.

Las calles ya empiezan a vibrar, particularmente en Argentina y Brasil, donde la gente sale en manifestaciones cada vez más multitudinarias para protestar contra las medidas neoliberales de los presidentes Mauricio Macri y Michel Temer.

No hace falta que pase más tiempo para constatar la apremiante necesidad de cortar el paso a la distopía y levantar un nuevo muro sobre los cimientos de aquella utopía forjada por Hugo Chávez, Néstor Kirchner y Lula, seguida y mantenida por Rafael Correa y Evo Morales.

Lo importante está en tomar en cuenta los errores cometidos para no caer de nuevo en ellos y comprender que la conciliación de clases es un espejismo creado por el capitalismo neoliberal en esta fase de exagerada concentración de la riqueza. La realidad cruda es que la lucha entre ellas es permanente aun cuando la burguesía se proletarice o el proletariado se aburguese.

Ascensos al poder como los de Macri y Temer jamás deben ser considerados el fin de la historia, sino acicate para continuarla, buscar la unidad y corregir el tiro pues las fuerzas progresistas tienen muy poco margen para los fracasos. La batalla planteada por la derecha es de vida o muerte, como se ha visto en Brasil con el golpe parlamentario a Dilma y la cacería a Lula, y así hay que asumirla.

Donde la derecha gobierna reinstala un neoliberalismo salvaje y agresivo para intentar demostrar que su círculo cero no quedó desbalanceado por los gobiernos progresistas y tienen incluso más fuerza que antes, lo cual es una falacia, pues aunque parezca contraproducente, el retorno neoliberal en esas condiciones es una muestra de debilidad.

A pesar de todo, la izquierda no está derrotada ni replegada como se demuestra en Venezuela, donde la derecha no ha logrado imponer la violencia y el chavismo se recupera en medio de una enconada lucha de clases y un proceso ideológico para rescatar la originalidad y la fuerza de su cultura y de su historia.

Los Macri, o los Temer, y algunos más, han dado a luz un sistema de antihéroes, probablemente el más cabal de nuestra época, y ese es un eje central de la crisis del espíritu que se vive en especial en Brasil y Argentina.

Un sistema antihéroe con una brújula moral de falsos valores emocionales opuestos a aquellos reconocidos por la sociedad, y sus cabecillas viven como tuercas locas sin importarles ni el orden ni el caos que generan, haciendo lo que en cada momento piensan según sus reglas y ambiciones, como monarcas de una sociedad contaminada por sí mismos, en la que la dignidad humana es una categoría de quinta para ellos.

Los antihéroes tienen un grave problema, y es que a lo largo de sus vidas no logran entender que carecen de esencia, que son como un saco vacío, estrujado, sin forma ni contenido, porque no son héroes, ni pensadores, no tienen existencia histórica, y en el flujo y reflujo de ese agotador trabajo de ser visibles, hacen barbaridades porque para ellos todo se vale, y sin aparente cargo de conciencia.

Sus propias reglas éticas las rompen cuando les viene en ganas y se abalanzan a una vida vulgar, genérica, mediocre ante lances difíciles como las evidencias de corrupción con los papeles de Panamá o Bahamas, o escándalos como Lava Jato que los involucra.

Aún con ese lastre tan negativo armaron bochornosos montajes como el juicio parlamentario a Dilma Rousseff o la campaña de descrédito y amenazas a Cristina Fernández, o lo que hacen ahora en Ecuador contra Rafael Correa, en Bolivia contra Evo o en El Salvador a los líderes del Frente Farabundo Martí.

Esa crisis del espíritu no es general, sino atinente únicamente a la autocracia de pacotilla que reina como aquellos saurios que no saben andar sin hacer bulla.

Estos señores, con su apetencia de grandeza y su incultura, buscan destruir la utopía y construir una distopía para erigir sobre los escombros de los sueños de la gente un monumento a la petulancia, la malversación y la macrocorrupción.

Mientras tratan de agrandar sus figuras con modos chabacanos, intentan enterrar el culto a próceres de la Independencia -como Henry Ramos Allup en Venezuela con Bolívar y Chávez- cada vez más alejados de las generaciones contemporáneas, y más invisibles a los jóvenes que tratan de deformar en las escuelas con nuevos y engañosos curriculum, y en las calles con una cultura de hojalata y consumista al servicio de un neoliberalismo atroz, devastador y subalterno.

Elecciones legislativas en Venezuela: la continuidad de la Revolución sobre la mesa.

Por: Vicente Manuel Prieto Rodríguez 

ppeleccionesvenezuela051012Entre reconocimientos y descalificaciones, apoyos e intentos de injerencia, se acercan las elecciones legislativas en la República Bolivariana de Venezuela, a celebrarse el próximo 6 de diciembre.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) se esfuerza por transparentar cada vez más los procesos eleccionarios a través de auditorías que no se circunscriben solo al día de las votaciones, sino que implican la revisión del padrón electoral y las reglamentaciones de los comicios, reforzando un sistema que ha sido reconocido por la mayoría de los países del área e incluso por representantes de las democracias europeas como el más completo y transparente conocido en Latinoamérica, tanto así que ya están en Venezuela parlamentarios del Viejo Continente para obtener experiencias de este proceso.

Por su parte, UNASUR, como única entidad internacional autorizada para acompañar los comicios, pretende que ambas partes, oficialismo y oposición, rubriquen un documento que les comprometería a aceptar los resultados de la consulta, sean cuales fueren. Y aquí entra a jugar su papel la reacción venezolana junto a algunos organismos de carácter internacional, como la OEA, quienes cuestionan la legalidad y transparencia del próximo ejercicio democrático y se declaran “escépticos” con las futuras decisiones populares. Las críticas se refieren a una supuesta “violación del derecho” de los venezolanos, porque habría candidatos de oposición inhabilitados por estar procesados judicialmente o cumpliendo condenas carcelarias.

Tras ese reparo se esconden dos importantes conclusiones que la derecha reaccionaria venezolana e internacional no quieren reconocer: por un lado, la falta de liderazgo político opositor, teniendo en cuenta que los inhabilitados son políticos de vieja y nueva data relacionados de forma comprobada con la delincuencia común, por lo cual carecen de consistencia moral para representar al pueblo, ni siquiera a determinados sectores empresariales y clases medias que no apoyan al gobierno bolivariano; en la otra arista se encuentra el papel incuestionablemente injerencista de la Organización de Estados Americanos, que se ve disminuida y apartada poco a poco de las decisiones regionales a causa de la presencia de instituciones más creíbles e imparciales como la UNASUR, CELAC y el ALBA. Queda claro que Venezuela no aceptará la intromisión foránea en sus asuntos internos.

El próximo 6 de diciembre la República Bolivariana enfrentará un proceso eleccionario más, que definirá la continuidad de una Revolución a la cual no han podido derrocar ni las guarimbas, ni los intentos de golpe de Estado, ni los desabastecimientos especulativos, ni siquiera la endeble situación de la economía mundial.

El injusto castigo de Tejero

Por: Atilio Borón

leopoldo_2La canalla mediática internacional se rasga las vestiduras y ensordece al mundo entero denunciando el atropello consumado por la justicia venezolana al haber condenado a Leopoldo López a una pena de 13 años, 9 meses y 7 días y 12 horas de reclusión por “incitar a la protesta”, según nos (mal) informa el decano de los periódicos mentirosos del mundo hispanoparlante, El País. ¿Incitar a la protesta le llama este diario y sus lenguaraces en el resto de América Latina y el Caribe a una exhortación pública y violenta hecha por López para derrocar a las autoridades y a alterar el orden constitucional de Venezuela? Esta derecha desesperada porque no puede derrotar por las vías institucionales a los gobiernos progresistas y de izquierda de la región ya ha arrojado por la borda todos sus escrúpulos y ha hecho del mentir su segunda naturaleza. Lo de López no fue una travesura, una inocente chiquilinada sino algo que en cualquier país del mundo se llama sedición, y constituye, como en Estados Unidos, una ofensa criminal penada por largos años de cárcel e, inclusive, si fue cometido en concurso con otros actores y ocasionó la muerte de terceras personas, reclusión perpetua. Para los espíritus colonizados que asuelan Latinoamérica lo que “allá” (léase Estados Unidos o Europa) constituye un crimen aquí, en los arrabales del capitalismo, es una inocente diablura, y no importa si la “incitación” de López terminó con más de cuarenta muertos, la mayoría de ellos fuerzas de seguridad bolivarianas y gentes del común, en las guarimbas y por el fuego de francotiradores, amén de una enorme destrucción de edificios y propiedades gubernamentales y privadas.

El periódico español debería recordarle a sus lectores que en ese país el 23 de Febrero de 1981 el teniente coronel Antonio Tejero Molina quiso también él alterar el orden constitucional vigente tomando por asalto el Congreso de Diputados de España. Más allá de la incomodidad que le produjo a los diputados que estuvieron casi un día entero secuestrados Tejero no produjo ni una sola muerte ni hubo que lamentar pérdidas materiales de ningún tipo. Sin embargo, la justicia española lo sancionó con una pena mucho mayor que la recibida por López: 30 años de prisión, expulsión del Ejército, pérdida de su grado militar e inhabilitación durante el tiempo de su condena. Al cumplir la mitad de su pena le fue concedida la libertad condicional, pero los quince años de su condena los purgó en una cárcel militar. Propongo que El País y sus secuaces lancen una campaña de reivindicación del golpista español y que su caso sea revisado por la justicia venezolana, que seguramente le beneficiaría con una levísima sentencia y la plena recuperación de su buen nombre y honor.

Ecuador y la resistencia contra otro plan desestabilizador

Por: Vicente Manuel Prieto Rodríguez.

Ecuador_CorreaDesde el balcón del palacio de gobierno ecuatoriano, el Presidente electo, Rafael Correa, exclama: “Aquí van a mandar las grandes mayorías, acá está la Revolución ciudadana”.

Esta frase se produce en un momento en que la hermana República del Ecuador enfrenta un movimiento desestabilizador similar a lo sucedido en Venezuela, cuyas “guarimbas” dejaron heridos, muertos y caos social. Una vez más – esta vez lo sufre Ecuador – las derechas oligárquicas no se avienen a aceptar la democracia popular y mucho menos a ver cómo las decisiones que benefician a la mayoría del pueblo afectan sus bolsillos.

Eso es lo que ha pasado en el país suramericano de la mitad del mundo, luego de la propuesta de un par de leyes que regularían con mayores impuestos a la herencia y la plusvalía (o sea, las ganancias de los grandes empresarios), los opositores aprovecharon la incomprensión popular de las medidas en su propio rédito, provocando desde las redes sociales la confusión y el disgusto, pues ligaron el tratamiento de esas leyes a una supuesta carestía de la vida, cuando el objetivo real de estas es limitar las ya excesivas ganancias del sector empresarial y mejorar la función social de las recaudaciones, obligando a las esferas conservadoras a aportar más.

Pero el fenómeno político que sacude al gobierno de Rafael Correa no es nuevo y hasta me atrevería a pensar que se está gestando igual en otros países latinoamericanos que han optado por la democracia de los pueblos: la inserción de elementos oligárquicos burgueses (el empresariado es eso) en niveles de la institucionalidad gubernamental popular crea las condiciones para la desestabilización.

Hoy Ecuador se sacude entre marchas opositoras y contramarchas oficialistas, al estilo Venezuela, y al igual que en la Patria Bolivariana corren millones de dólares inyectados por intereses internos y foráneos reaccionarios, que sostienen las protestas y ¿por qué no? los intentos de golpes de Estado, tal cual se ha ido fraguando contra Correa por sus medidas ¿antipopulares o antioligárquicas?

Ya se tienen pruebas de que el objetivo final de las marchas de oposición apuntan a la toma violenta del palacio presidencial de Carondelet y si eso fracasa, mantener los enfrentamientos permanentes entre simpatizantes y no adeptos al gobierno, buscando, tal vez, una salida al conflicto que implique intervención de intereses extranjeros imperialistas.

De hecho, los nombres que lideran la confrontación opositora son ya un claro ejemplo de la vinculación caudillista con formas de operar harto conocida en el sub continente americano: Jaime Nebot, alcalde de Guayaquil, ligado a los intereses empresariales más reaccionarios y “uno de los grandes herederos y de los grandes especuladores de tierras” de Ecuador, según palabras del Presidente Correa; Andrés Páez, asambleísta de oposición, igualmente afectado por las medidas de equidad del gobierno ecuatoriano; Guillermo Lasso, líder de CREO, otra organización contraria a los intereses populares; el coronel César Carrión, perteneciente a las cúpulas militares de antaño; Mario Pazmiño, coronel retirado del ejército y ex jefe de inteligencia militar, muy cercano a la CIA norteamericana; y como si fuera poco, asoman sus colas peludas Mesías Tartamuez, alto dirigente de la organización sindicalista Frente Unitario de Trabajadores (FUT) puesto claramente al servicio de quienes debería combatir y, como siempre, toda la horda de “periodistas” pagados por los medios de in-comunicación de siempre, quienes irresponsablemente avivan la guerra mediática que confunde a la población y genera violencia.

Visto así, lo que sucede en Ecuador es un poco más de lo mismo: el intento de desestabilizar y descabezar un gobierno legítimo que se esfuerza por reducir la brecha entre los que tienen mucho y los que tienen poco o nada, atacado por los grandes intereses oligárquicos internos y externos, digamos, como de pasada, los intereses de los Estados Unidos de Norteamérica.

Cumbre de la CELAC-UE: la opinión de los pueblos debe valer.

Por: Vicente Manuel Prieto Rodríguez

cumbre-pueblos2Estamos en una época de integraciones: regionales, multirregionales, de acercamientos bilaterales y de resolución de conflictos de la forma más pacífica posible, luego de que el mundo se diera cuenta de que el estilo de “guerras preventivas” han creado más caos y problemas que lo que se intentó “solucionar”.

En este marco se desarrollará la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y la Unión Europea.

La importancia de este evento de Jefes de Estados europeos y latinoamericanos estriba en la voluntad política existente en los países representados para definir las bases que rigen los principios de intercambio, colaboración, comercio y otros temas que surjan en el ejercicio de las relaciones birregionales.

Colateralmente al evento principal se desarrollará, como ya se ha hecho costumbre en las citas planetarias, la Cumbre de los Pueblos, la cual reviste no menor importancia, pues reflejará la opinión de las mayorías.

Allí se debatirán abiertamente temas que tal vez no sean suficientemente abordados en la reunión principal, como el mantenimiento de la paz y la estabilidad en ambas regiones, siempre bajo el principio del respeto a la soberanía de los pueblos, el respeto a sus decisiones en base al derecho de decidir qué sistema económico, social y político es el más adecuado a sus intereses, identidades y realidades propias.

Otros dos temas ineludibles en el momento histórico actual de América Latina y que implica también al resto del mundo, serán el bloqueo económico, financiero y comercial que mantiene Estados Unidos contra Cuba, a pesar de los incesantes reclamos de la comunidad internacional; y el derecho de la República Bolivariana de Venezuela a defender el sistema social elegido por la mayoría de sus ciudadanos.

El bloqueo norteamericano a Cuba es una medida unilateral del gobierno de Washington que afecta a todos los países por su extraterritorialidad, impidiendo el comercio, las inversiones y en general casi todo tipo de relaciones internacionales de la isla caribeña con el mundo, lo cual, en más de 50 años de aplicación ha causado grandes perjuicios al pueblo cubano en la economía (más de dos billones de dólares de pérdidas), la salud, la educación, entre otros renglones que Cuba mantiene con estándares de calidad internacional debido a la probada resistencia, creatividad y voluntad de su pueblo y gobierno.

En Venezuela continúa la agresión imperialista a través de sus acólitos reaccionarios de la oposición al gobierno electo de Nicolás Maduro, con boicots comerciales a productos de primera necesidad, llamamientos a la violencia y desestabilización estatal y a la desobediencia social. Tales acciones han cosechado muertes y enfrentamientos entre oficialistas y opositores, creando tensión y frenando el ejercicio democrático en el gran país sudamericano. Venezuela sufre la injerencia de países y personalidades internacionales asociados a la ultraderecha, como ahora en el caso de Felipe González, expresidente español, que quiere arrogarse el “derecho” de defender al delincuente social Leopoldo López, preso por acciones vandálicas e incitación a la violencia en las llamadas “guarimbas” causantes de varias muertes, en oposición a la decisión soberana de la mayoría del pueblo venezolano.

Las voces de los pueblos se escucharán en esta Cumbre, a pesar de los intentos de acallarlas, porque si se quiere una relación transparente y abierta entre las regiones europeas y latinoamericanas-caribeñas, debe comenzarse por atender y entender la opinión de la mayoría, sin exclusiones.